Las mentiras del cancer, soluciones curas prevencion,Industrias ganan miles de millones que no quieren perder


Teoria de Hamer sobre el cancer: El 95% de todos los tipos de cáncer se curan.

LA MEDICINA Germanica LA TEORÍA DE HAMER
La Ley Férrea del Cáncer: Dr. Ryke Geerd Hamer

El Primer Criterio
El Segundo Criterio
El Tercer Criterio
Lateralidad

Magnífico documental sobre la Nueva Medicina Germanica ¨Las Cinco Leyes Biológicas¨
-en Aleman ¨Die 5 Biologischen Naturgesetze¨ subtitulado al castellano, y ahora doblado tambien al Castellano-.https://youtu.be/JJ_Q0jxLTeE

hamer

Preparence para ver algo fantastico que cambiara su vida y su forma de pensar.

EL PRIMER CRITERIO

Todo “cáncer ó enfermedad equivalente al cáncer se origina de un DHS (Síndrome de Dirk Hamer), que es un choque serio, agudo, altamente dramático y vivido en soledad, que toma al individuo de manera completamente inesperada”. El choque del conflicto ocurre simultáneamente en la psique, el cerebro y en el órgano correspondiente.

Un DHS puede ser accionado, por ejemplo, por la pérdida inesperada de un ser querido, por una separación no prevista, por un diagnóstico o pronóstico para el cual uno no está preparado, por un pánico repentino a la muerte, por un enojo o preocupación inesperada, por un sentimiento repentino de abandono (emocional, mental ó físico), o por un temor o amenaza inesperada.

Inmediatamente, el choque del conflicto interrumpe las funciones biológicas normales del organismo. Para poder manejar el evento, el cerebro activa instantáneamente un Programa Biológico Especial y Significativo creado para contender exactamente con esa situación en particular. En el momento que ocurre el SDH el organismo completo se mantiene ocupado.

Nivel Psíquico: Psicológicamente, experimentamos estrés emocional y mental.

Nivel Cerebral: En el momento justo de un DHS el choque de conflicto alcanza un área específica en el cerebro, provocando una lesión que es claramente visible en una tomografía computarizada del cerebro (TC) como un grupo de anillos concéntricos nítidos. Tal lesión anular es llamada Foco de Hamer (Alemán: Hamerschen Herd; de hecho, el término fue acuñado por los oponentes del Dr. Hamer quienes de manera burlona llamaron a dichas formaciones anulares “los dudosos Focos de Hamer”).

Antes de que el Dr. Hamer identificara estas lesiones anulares en el cerebro, los radiólogos los consideraban como artefactos creados por una falla en la máquina. Pero Siemens, un fabricante de equipos de tomografía computarizada certificó que estas lesiones objetivas no pueden ser artefactos porque aún cuando la tomografía es repetida y tomada desde diferentes ángulos, la misma formación anular aparece siempre en el mismo lugar.

La localización exacta del Foco de Hamer está determinada por la naturaleza del conflicto.

Ejemplo: un conflicto de separación impacta siempre la corteza sensorial. El tamaño de la lesión esta determinada por la intensidad y duración del conflicto.

¿Por qué conflictos específicos impactan siempre un área definida en el cerebro? En el curso de la evolución del cerebro, cada área cerebral fue programada con un programa biológico especial de respuesta, permitiéndole a un organismo combatir una situación inesperada de emergencia. Podemos imaginar tal sitio del cerebro como un conglomerado de neuronas que son receptores y transmisores al mismo
tiempo. En el momento en que el choque de conflicto ocurre, las neuronas reciben la confirmación del contenido del conflicto para las que están programadas y entonces transmiten una señal bioquímica a las células del cuerpo correspondientes. La relación entre el choque de conflicto, el área del cerebro y el órgano es siempre inequívoca.

Nivel del Órgano: El que el órgano responda al choque de conflicto en forma de multiplicación celular (crecimiento tumoral), decremento celular (osteolisis, necrosis, ulceración) o de interrupción funcional (las llamadas enfermedades equivalentes al cáncer tales cómo diabetes, parálisis motoras, daño visual o auditivo) depende de qué capa cerebral reciba el choque y del tipo de tejido involucrado (endodermo, mesodermo, ectodermo). Para cada tipo de conflicto hay un tipo específico de enfermedad y un área específica del cerebro desde la que los procesos son controlados.

EL SEGUNDO CRITERIO

En el momento de un DHS, el (los) contenido(s) del conflicto determina(n) la localización del Foco de Hamer en el cerebro y la localización del cáncer o enfermedad equivalente al cáncer en el órgano.

El contenido del conflicto se determina en el momento que el choque de conflicto ocurre. En el momento preciso del incidente, nuestro subconsciente asocia un cierto tema de conflicto biológico tal como territorio, hambre, ó pánico a la muerte con el evento. Luego entonces, es nuestro sentimiento subjetivo detrás del conflicto el que determina qué parte del cerebro recibirá el choque de conflicto y consecuentemente qué órgano o tejido se afectará.

Lo que una persona puede experimentar como un conflicto de separación, puede ser experimentado de manera muy distinta por otra persona. Incluso para una tercera persona el evento puede ser totalmente irrelevante. Más aún, un solo DHS puede impactar más de un área cerebral, dando como resultado múltiples manifestaciones de enfermedad con lesiones correspondientes en las partes del cerebro (metástasis). Ejemplo: Si un hombre pierde su negocio de manera inesperada y el banco toma todos sus bienes, puede desarrollar angina de pecho (como resultado de un conflicto de pérdida de territorio), cáncer de hígado (como resultado de un conflicto de morirse de hambre) y cáncer de hueso (como resultado de un conflicto de auto devaluación), todos al mismo tiempo.

Los conflictos biológicos son muy diferentes de los problemas psicológicos o de las situaciones de estrés de cada día. Los problemas psicológicos para los cuales tenemos tiempo de prepararnos (aún si es solo por unos segundos) no dejan marca en el cerebro y consecuentemente no causan enfermedad. Desde luego, un cierto problema psicológico puede predisponer a una persona a ser más susceptible a un tipo particular de choque de conflicto.

EL TERCER CRITERIO

El desarrollo del conflicto determina el desarrollo exacto del Foco de Hamer en el cerebro así como el desarrollo exacto del cáncer o la enfermedad equivalente al cáncer en el órgano.

El desarrollo en los tres niveles – la psique, el cerebro y el órgano – se lleva a cabo siempre de manera sincronizada. Conforme avanza el conflicto, ambas, la lesión en el cerebro y la alteración en el órgano por ejemplo un crecimiento tumoral, progresan. Tan pronto como hay estancamiento en un nivel, el desarrollo en los otros dos niveles disminuye.

LATERALIDADlateral

Debido a que el cerebro desempeña un papel tan decisivo en resolver cada situación, la lateralidad tiene que ser tomada en cuenta siempre. Nuestra lateralidad manual determina en qué lado del cerebro se impacta el conflicto y qué parte del cuerpo estará afectada. Por lo tanto en la terapia de la GNM, determinar la lateralidad del paciente es muy importante.

Una persona diestra responde a un conflicto con su madre o hijo con la parte izquierda del cuerpo y a un conflicto con una pareja (cualquiera excepto la madre o el hijo) con el lado derecho. Esto es al revés en la gente zurda. Ejemplo: si una mujer diestra de repente se preocupa por la salud de su hijo, su seno izquierdo se afectará. En un escáner cerebral, la lesión correspondiente (Foco de Hamer) se encontrará en el hemisferio derecho, en la parte del cerebro que controla el tejido glandular mamario del seno izquierdo.

Siempre hay una correlación cruzada del cerebro con el órgano.segundo criterio

Estas reglas solo son aplicables al cerebelo y al cerebro. En el tallo cerebral, la parte más antigua del cerebro la lateralidad es insignificante. La lateralidad manual puede ser fácilmente establecida con la prueba del aplauso. La mano que está por arriba es la mano principal y revela si la persona es diestra o zurda.

© Dr. en Medicina. Magister en Teología. Ryke Geerd Hamer

Fuentes: Narom – http://www.narom.org

Conferencia del Dr. Fermín Moriano sobre Hamer

El Dr. Hamer en Televisión Española

Teoria de Hammer sobre el cancer

Por el Dr. Garam MATTAR.

LA MEDICINA PSICOHOLISTICA Y LA TEORÍA DE HAMER

Por primera vez en la historia, un médico alemán Ryke Geer Hamer, catedrático de medicina, especialista en medicina, especialista en oncología, especialista en psiquiatría, especialista en radiología (aparte de eso doctorado en sociología) enuncia leyes de la medicina. Hammer estudió estas especialidades con todo rigor, tres años por especialidad. Ejerció durante quince años como jefe de diversos servicios hospitalarios en varios hospitales de Alemania. El ya había desarrollado algo sobre la Nueva Medicina y se reprocha a sí mismo no haber tenido el coraje de sacar a su hijo de los tratamientos de la medicina clásica y tratarlo como él quería.

Del resultado de esta muerte Hamer se descubre un cáncer de testículo y su mujer, que es médico oncólogo, desarrolla un cáncer de mama izquierda.

La pregunta de Hamer es: ¿cómo es posible que dos personas sanas, relativamente jóvenes todavía, desarrollen ambos un cáncer? y lo relaciona con el trauma sufrido por la muerte de su hijo.

La conclusión es que estas imágenes estaban en las cabezas de los pacientes y eran la señal de las enfermedades orgánicas.
Es cuando Hammer postula su primera ley: La ley se llama ley de hierro del cáncer y enfermedades similares al cáncer. La primera vez que la formula, Hamer dice: todo shock psíquico, que nos toma por sorpresa y es vivido en aislamiento, produce una ruptura del campo electro físico en un área concreta del cerebro y a partir de ese momento se lesiona el órgano que gobierna esa parte del cerebro. Por primera vez se hace el triángulo. Por primera vez se puede valorar los tres polos del ser humano: la psique, el cerebro y el órgano.

La idea le está dando vuelta continuamente, lo vive en soledad, en aislamiento, no lo comunica. Mientras dura esa situación conflictiva se
produce un corto circuito a nivel cerebral y desde allí se manda un error de codificación al órgano. De este modo excluye tres tipos de enfermedades: los traumatismos, los envenenamientos y las que ya se nace con ellas. Todas las demás, absolutamente todas, se rigen por esta ley.

El protocolo oficial para el cáncer es cirugía, quimioterapia y radioterapia y se sabe cuál es el resultado para el 95% de los casos.

cancer mama

En realidad sí se había hecho pero en el pasado y ya ni se recuerda en los libros de medicina, esto es preguntarle al paciente por qué cree que está enfermo. Una pregunta que no figura en nuestros manuales. Entonces les empieza a preguntar a los enfermos de cáncer del hospital si ha vivido alguna historia o algún incidente altamente traumático en su vida, anterior a la aparición de cáncer. Para su sorpresa encuentra que absolutamente todos refieren una historia altamente dramática en un tiempo anterior al de la aparición de la enfermedad. En un principio lo que constaba es que todos, absolutamente todos tienen ese hecho dramático. Luego empieza a analizar por descarte, por tipo de enfermedad. Pregunta por ejemplo a 100 mujeres diestras con cáncer de mama izquierda para tratar de encontrar un denominador común.

Las 100 mujeres con “cáncer de mama” izquierda tienen el mismo incidente en su vida, un mismo hecho traumático con un mismo colorido. Pero cuando analiza 100 casos de “cáncer de riñón” encuentra exactamente lo mismo. En principio lo que encuentra es la relación entre la psiquis, es decir las vivencias de las personas y el órgano lesionado. Relaciona por lo tanto la psiquis con el órgano.

No es una relación del 90 o 95%, sino que es del 100%. Empieza a darse cuenta que está tocando leyes de la naturaleza. Cuando él se da cuenta de esta relación, lógicamente piensa que el ser humano no es solamente una rodilla, no es solamente un coco, no es solamente un pecho. Se está perdiendo la visión de conjunto, tratamos el cuerpo humano por piezas, por partes separadas del todo y Hammer lo que sí tiene muy claro es la unidad del ser humano.

EL ESCÁNER CEREBRAL

 

“Hamer, ante la posibilidad de que el cerebro pueda dar alguna señal de lo que está pasando a nivel psíquico y a nivel orgánico, se sienta un día ante un scanner cerebral que tiene en el hospital en el que es jefe del servicio y empieza a hacer un escáner cerebral, “cosa que hasta ahora no se había hecho nunca, de aquellos pacientes que tienen una patología no neurológica, no cerebral, por ejemplo un cáncer hepático. Y para su sorpresa, comprueba que esas cien mujeres que tenían un cáncer de mama izquierdacerebro

tenían un redondelito de esos, un artefacto en la misma zona del cerebro que paradójicamente es la zona del cerebro que rige la mama izquierda. Pero si analiza los pacientes que tienen un problema de riñón encuentra que todos, absolutamente todos, tienen un artefacto en una zona del cerebro que paradójicamente es la zona del cerebro que rige el riñón. Tanto es así que descubre una cartografía, añade una cartografía nueva al conocimiento médico. Comprueba que eso que se llamaban artefactos no son artefactos sino la señal cerebral de lo que está ocurriendo a nivel psíquico y a nivel orgánico.

La espina dorsal de la oncología es la creencia en la teoría de la metástasis. La teoría de la metástasis está viva desde hace nada menos que 119 años y la postuló un médico alemán que se llamaba Birchkok. Esta teoría de la metástasis estuvo vigente hasta los años mil novecientos sesenta y pico.

Sin embargo no somos capaces de encontrar una célula entera en la sangre. Los japoneses están marcando células tumorales con radio hisopos radioactivos tratando de determinar si estas células viajan por el torrente sanguíneo y hasta ahora no se ha podido ver que alguna célula se haya salido de su tejido y se haya implantado en otra parte. ¿Por qué? Porque esa teoría es falsa.

 

A nivel orgánico existe una sintomatología de “conflicto activo” y una sintomatología de “conflicto en solución”. De este modo Hammer descubre la segunda ley que es la ley del carácter básico de las enfermedades: toda enfermedad es un proceso bifásico en tanto y en cuanto la persona resuelva el conflicto. Es decir que hay una primera fase de enfermedad que es la fase del conflicto activo y hay una segunda fase que se desencadena siempre que la persona resuelve su conflicto. Y en ese momento la solución ocurre, lo mismo que en la fase activa, en los tres niveles: a nivel psíquico esa persona ha resuelto el conflicto, a nivel cerebral lo que antes era una diana ahora es una mancha y en el nivel orgánico lo que antes era enfermedad.

segundo criterio
El Secreto de las enfermedades

Descubre cómo funciona cada tejido del organismo en conflicto activo y en conflicto en recuperación y se encuentra con que el 80% de las enfermedades actualmente diagnosticadas como enfermedades son en realidad la fase de curación de los conflictos. Por ejemplo, si un cáncer intraductal de mama en una mujer, al ser un ectodermo, un ectodermo en fase activa del conflicto pierdes sustancia, se hacen úlceras en los conductos galactóforos de la mama pero la mujer y el médico no lo notan porque ese proceso no da sintomatología. Sin embargo a nivel cerebral tendrá la imagen en diana y a nivel psíquico esa mujer tendría el problema activo. Pero si la mujer resuelve el conflicto inmediatamente viene la orden cerebral de curación del daño causado.

Esta es la tercera ley. Hay tres tejidos. De este que hemos hablado es el ectodermo. Pero otro tipo de tejido es el endodermo que es el tipo de tejido fundamentalmente del tubo digestivo que funciona completamente al revés. En vez de perder sustancia en fase activa lo que hace es proliferar sustancias en fase activa y necrosarse en solución.

¿Qué es lo que dice Hamer? En un proceso oncológico cuando se tiene un carácter hay un momento en que se produce un shock altamente traumático hiperagudo que te pilla a contra piel y que es vivido en aislamiento. Es el propio diagnóstico y el proceso oncológico el que va desarrollando metástasis.

Hammer ha llegado a encontrar la relación causa – efecto de prácticamente el 90% de las enfermedades. Figuran en una tabla de varias columnas, tipo de enfermedad, el conflicto que la produce, cómo evoluciona a nivel orgánico en fase activa del conflicto y cómo evoluciona a nivel en fase de solución y el foco de Hammer en el cerebro. Esta tabla es una máquina de hacer medicina.
Somos nosotros los causantes de nuestra enfermedad, no podemos echarle la culpa a otro. Se acabó eso de decir la Naturaleza ha fallado en mí, la mala suerte, el castigo divino y ahora voy al médico para que me cure abandonando nuestra propia responsabilidad. En la medida que se resuelve el conflicto la enfermedad se cura y si no cualquier cosa que haga el médico no podrá curar si el conflicto está activo. Se acabó eso de ir al medico para que el médico resuelva el problema.

En el caso de desamor nos encontramos muy a menudo con el conflicto de desvaloración. La desvaloración es un conflicto de desamor con uno mismo. Un conflicto de desvaloración intelectual afecta las vértebras cervicales y en fase activa del conflicto perderá sustancia (descalcificación) y en fase de recuperación recalcificación y allí es cuando duele. Sólo duele en fase de solución. Para recalcificar el hueso se tiene que distender el periostio y eso es lo que produce el dolor. La columna dorsal es afectada por un conflicto de desvaloración de la personalidad. Y así seguiríamos: el hombro derecho por la pareja, el hombro izquierdo por los hijos, la cadera derecha es no poder con una situación. Y todo esto se cumple en el 100% de los casos. La desvaloración afecta a huesos, músculos y ganglios. Del matiz de la desvalorización de sí mismo. Los músculos se ven afectados por una moderada desvalorización de sí mismo y los huesos por una gran desvalorización de si mismo.

linfoma hodkins

¿Qué hacemos con un linfoma de Hodkins? Pues nada, tranquilos. Después de seis meses ya habrá pasado todo.
Debemos considerar los resultados. El 95% de todos los tipos de cáncer se curan. El tratamiento consiste en sugestionar al paciente para que viva más contento o ¿existe algún tipo de terapapia más agresiva?

Existe como decíamos un diagnóstico. Cuando el paciente llega a la consulta el diagnóstico es fundamental y el diagnóstico cubre los tres niveles: el psíquico, el cerebral y el orgánico porque tiene que ser simultáneo. Es decir, si una persona está curada lo está a los tres niveles y si está enferma lo está a los tres niveles. Si psíquicamente está viviendo el conflicto tiene la imagen en diana a nivel cerebral y a nivel orgánico tiene los síntomas de la fase activa del conflicto. Puede ser que en un momento no tenga ninguna sintomatología porque el órgano afectado no da sintomatología en la fase activa aunque esté la lesión. Es el case de los ganglios como lo comprobó Hamer en biopsia de ganglios de una persona en conflicto activo.

Hay matrimonios que viven una relación conflictiva. Pues o dejan de vivir en conflicto o se separan porque sino la naturaleza se encarga de separarlos. La cuestión no es administrar fármacos. Nuestro trabajo consiste en darle al paciente las cartas de navegación. Decirle: Tu problema es este, te viene por esto y esto es lo que tienes que resolver. Lo que la naturaleza te está tratando de decir es que aquí estás viviendo una situación que no te conviene, o dejas de vivirla o te separas de ella. El trabajo de la Nueva Medicina consiste en utilizar todas las terapias que están disponibles tendientes a aliviar la sintomatología de la fase de solución y por supuesto a resolver el conflicto.

Quisiera que hablara sobre el cáncer en niños, especialmente la leucemia.

cancer niños

Primera barbaridad. La “leucemia “no es un cáncer. “La leucemia es una mala interpretación total y absoluta de la oncología. La leucemia no es un cáncer. Es la fase de recuperación de un cáncer de hueso, de médula ósea. La leucemia solo puede aparecer cuando la persona se está curando”. En el caso de médula, la pérdida de médula. En la fase de curación llega una orden de hematopoyesis, de producción masiva de célula sanguíneas. El 90% de los cánceres en críos menores de tres años son fases de solución, calificadas como cáncer pero no son cáncer, son la fase de solución de los conflictos vividos en el vientre de la madre.

Hamer nos ofrece esta Nueva Medicina. Ya no está en el médico sino en uno mismo y ahora resulta que el niño de tres años se cura de leucemia sin quimioterapia. Esperando. Porque en ocho semanas los blastos empiezan a bajar y suben los hematíes, y mientras tanto hay un solo tratamiento posible en niños o en adultos, para evitar las infecciones y si tiene bajas las plaquetas habrá que transfundirle plaquetas para evitar las hemorragias.

© Dr. en Medicina. Magister en Teología. Ryke Geerd Hamer

fuente: Narom – www.narom.org

El Video que el mundo entero tendria que ver ,y que los grandes medios callan


“Doctor Hamer”

El Video que el mundo entero tendria que ver ,y que los grandes medios callan los gobiernos se hacen los que no entienden o apoyan a las millonarias industrias farmaceuticas ,yo concidero que este video es un regalo de vida para todos los que puedan chegar hasta esta pagina disfruten  del mas grande  conocimiento del mundo  sobre “medicina psicobiologica” .”SU VIDA VA A CAMBIAR PARA MEJOR A PARTIR DE HOY”

betocammpos

Una Luz en el fondo del Tunel puede servirte a ti como a alguien querido.

betocammpos

mcatrad

El Cancer tiene cura y no Interesa a las Industrias Farmaceuticas


eL DOCTOR HAMER DESCUBRE LA “CURA DEL CANCER”

“COMO CURAR EL CANCER”

“PERDER EL MIEDO AL CANCER”

 

 

Hamer ha constatado a través de los años que siempre hay un síndrome bien determinado en el origen del cáncer, y no tan solo un estrés cualquiera. Se precisa un poderoso detonante, un choque psíquico brutal, que el paciente siente como el mayor suceso de su vida; un conflicto agudo y dramático, vivido en aislamiento psíquico. A este síndrome inicial, que él ha descubierto y verificado cuidadosamente en cada uno de los miles de casos examinados hasta el presente 11.000 en 1988), le ha dado el nombre de Síndrome Dirk Hamer (S.D.H.), retomando el nombre de su hijo Dirk cuya trágica muerte en 1978 fue el origen de su propio cáncer.

La experiencia de estos miles de casos individuales, diagnosticados y tratados en el transcurso de los últimos años, lo ha conducido a desgranar poco a poco las constantes, y a formular una ley, que se verifica siempre de forma precisa, la Ley de Hierro del Cáncer, y que no ha sido nunca rebatida. Esta ley, de la que el Síndrome Dirk Hamer es la pieza clave, el eje principal, se enuncia como sigue:

Todo cáncer se inicia por un Síndrome Dirk Hamer, es decir, por un choque extremadamente brutal, un conflicto agudo y dramático vivido en el aislamiento, y percibido por el paciente como el más grave que jamás haya vivido.

Es el grado subjetivo de conflicto, la forma en que el paciente lo ha experimentado en el momento del Síndrome Dirk Hamer, su matiz, lo que determina:

el Foco de Hamer, es decir, la zona específica del cerebro que bajo la influencia del choque psíquico, sufre una ruptura de campo y da las directrices anárquicas a las células del órgano dependientes de esta zona. La localización del cáncer en el organismo.
Hay una correlación exacta entre la evolución del conflicto y la del cáncer, en su doble nivel cerebral y orgánico.

Si el conflicto se complica con nuevos conflictos secundarios (por ejemplo, la angustia de saber que se tiene un cáncer), una nueva zona del cerebro puede resultar afectada, y un nuevo tumor aparecerá en el órgano correspondiente (lo que en medicina clásica se denomina metástasis). Una vez que el conflicto desaparece, la zona cerebral afectada deja de dar órdenes anárquicas. Reanuda su trabajo sobre el campo tal como lo realizaba anteriormente. Las células cesan en su anárquica proliferación. Se detiene el cáncer.

Tras la suspensión del conflicto, la zona perturbada del cerebro tarda un cierto tiempo en recuperarse. Para sanar, se rodea de un edema intra y perifocal. Es este edema, visible en el escáner, lo que ha permitido al Doctor Hamer localizar con precisión qué zonas habían sido afectadas por cada tipo de conflicto, y qué órganos correspondientes resultaban alcanzados.

Al final del conflicto, el cerebro ordena igualmente la regeneración del órgano enfermo. El tumor se repara (edema peritumoral, ascitis, derrame pleural, pericárdico), se enquista, se modifica en función de su localización, sea a
través de una contracción cicatricial (senos, abdomen), sea por reconstitución (recalcificación de las lesiones osteolíticas), sea por expulsión (cavidad bucal, recto, vagina, etc.)

La fase de reparación, de curación, dura exactamente el mismo tiempo que la fase de conflicto. Si durante esta fase se produce una recaída del conflicto, la fase quedará prolongada. Este período de reparación transcurre con fatiga, dolores y edemas, síntomas estos que pueden suavizarse según la terapia preconizada por el Doctor Hamer.

Una vez finalizada esta fase de curación, que se desarrolla sincrónicamente a triple nivel psico-cerebro-orgánico, la tumefacción local debida a la edematización cerebral desaparece y nuestro organismo recupera la salud. Laboriosamente descubierta en el transcurso de los años a través del método empírico, la Ley de Hierro del Cáncer permite hoy en día abrir varias puertas.

En efecto, el Doctor Hamer ha podido constatar que la leucemia se conforma exactamente a esta ley: tiene por origen un grave conflicto de desvalorización
de sí mismo. En tanto no se trate de un traumatismo cerebral, de una malformación congénita, la crisis epiléptica es, por así decir, una oscilación
brutal simpaticotónica a fin de frenar una edematización excesiva producida por la vagotonía.

El infarto de miocardio se desencadena siempre en el transcurso de la fase consecutiva a la solución de un conflicto territorial, siempre que este conflicto haya tenido una duración de por lo menos dos o tres meses.
Actualmente, existe ya un gran número de enfermedades que pueden deducirse de la Ley de Hierro: esclerosis de placas, Parkinson, poliartritis, diabetes, eczema, asma, zóster, úlcera, depresión nerviosa, enfermedad mental, etc. Siempre hay un conflicto de matiz muy preciso tras cada una de estas enfermedades, y la curación es posible tras liberarse del conflicto.

Gracias Free News
http://free-news.org

#HAMER

Las leyes de la naturaleza, es lo que prima para la salud “” EL MEDICO: debe Ayudar, servir y guiar “


 

Filosofía de la Medicina Psicobiológica. Dr. Reynaldo Oscar Ojeda

                    

La Medicina Psicobiológica afirma que un médico no puede hacer algo que contradice sus propios principios, valores y conocimientos. Tampoco puede hacer algo que vaya en contra de lo que el paciente cree y quiere para su vida.-

Se enfrenta con el claro conflicto de desvalorización de los pacientes.-

Cuestionamos la pérdida de identidad de los mismos, cuando Don Carlos deja de ser tal para pasar a ser el número de cama o historia clínica o el de la patología tal o cual.-

La invasión y desprecio de la intimidad en los exámenes manuales o instrumentales que mancillan el pudor están cargados de connotaciones de suciedad, de rechazo y asco.-

La inseguridad y miedo que generan los estudios y diagnósticos que  parecen instrumentos de manipulación y sometimiento al -saber – poder –  médico.-

La transculturalización  que generan ciertas indicaciones higiénico dietéticos que valoran mas sus -verdades- que las consecuencias que ellas generan, como por ejemplo prohibir el tomar mate por que la yerba mate puede tener efecto irritante y acidificante, sin considerar lo que puede favorecer a una persona el hecho de compartir un momento de amor con su pareja a través del mate.-

El concepto de amor ha desaparecido de los actos médicos.-

El crecimiento personal pasa por tener mas de lo mismo, se cree que vivir muchos años es vivir mas, no se aceptan las leyes de la vida, ni estamos dispuestos a aprender la misión que tenemos.-

Debemos recuperar la función chamánica de trasmisores de las fuerzas de la naturaleza, conviniendo a que el enfermo debe hacerse cargo de su estado y de la situación que le toca vivir. La curación se produce cuando se trasciende el conflicto.

La misión chamánica del médico debe ser de compromiso con el enfermo, de jugarse por el, aceptándolo tal cual es para ayudarlo a comprender lo que le está pasando y que lo pueda resolver.

Hay que trabajar la estructura del sujeto, sus arquetipos generacionales que lo vienen modelando, como los del entorno en el que se desarrolla.-

Sin la vivencia personal de estos compromisos y la asunción en la propia existencia, el médico no puede ayudar a encontrar el sentido de la enfermedad a su paciente.-

El medicamento es un instrumento posterior pero no el fundamento de la terapéutica que planteamos-

El sentido no es tan complicado pero tiene sus complejidades.

Un instrumento que podemos usar para entenderlo es el -Mito del Contrato Prenatal- donde nos daremos cuenta que todo lo que nos pasa en cierta medida ha sido ideado o favorecido por nosotros mismos, y si lo sabemos usar nos vamos a encontrar con lo que verdaderamente somos, y que lo que hacemos debemos realizarlo para mejorar nuestra evolución y no perjudicar a nuestros semejantes.

Decimos junto a Vicente Herrera que entender la enfermedad es comprender la vida.

Pero también es necesario entender lo que somos y lo que siempre fuimos y vamos a ser.-

Un principio de la lógica  es el de no contradicción: -Una cosa no puede ser y no ser a la vez-

El segundo pilar de la filosofía nuestra es el cuestionamiento al sistema de conocimiento actual.-

La idea constructivista de las verdades alejadas de la realidad y las leyes de la naturaleza, es lo que prima en las ciencias de hoy.-

Lógicamente que estas ideas constructivas de las -verdades- preñadas de relativismos y subjetivismos están al servicio de estructuras que usufructúan con ellas.-

La medicina esta invadida lógicamente por estos criterios que tienen el apoyo de los medios de comunicación y estructuración social que crearon todas estas -verdades-

No buscamos el escepticismo estéril y sin formas.

Reconocemos que la frontera de lo humano es inestable y pretendemos un nuevo vínculo que la redefina. Se trata de interrogar lo que somos y de encontrar un hilo conductor que nos incluya en la misma actividad de construir la realidad.-

Buscamos  zanjar la distancia planteando que el sistema médico debe basarse en una ETICA de la búsqueda del sentido y no de la verdad.-

Nosotros asumimos y planteamos desde este modelo: -que debemos buscar el sentido de la enfermedad y de la vida.–

LA ENFERMEDAD:

¿Qué es?

Concebimos a la enfermedad como un programa creado por la naturaleza, que surge de la interacción de todos los seres vivos y que tiene un claro sentido biológico, cual es la superación de un obstáculo a la supervivencia.

La  enfermedad no es otra cosa que la rememoración de esas repuestas adaptativas que se ponen en marcha (al igual que hace millones de años) por la presencia de un conflicto biológico de supervivencia.-

Desarrollando esta idea decimos primero,  que es un programacreado por la naturaleza, de ninguna manera es casual o un error.-

                                  Surge  de la interacción de todos los seres vivos, dado que la vida es una sola, por lo que se manifiesta en el ser humano y en los demás animales, en los árboles y  en todo aquello que Dios ha creado para que exista.-

Tiene un claro sentido biológico que es la superación de un obstáculo a la supervivencia, o sea debe superar un conflicto biológico.-

¿Cómo es?

Vemos que los cuatro operadores que aparecen son.;

A) el biológico,  en el que se expresa la -Ley Biológica- que expresa -Toda tensión celular que no se descarga adecuadamente, vuelve  a su fuente y se descarga allí-

                                    Se ponen en marcha las áreas de concepto de Edelman con la memoria filogenética o primitiva, y sus mapas cerebrales, como el lenguaje pre verbal que está en los órganos y cerebro. Es la lucha primaria contra un peligro irrepresentable, en el campo de lo imposible.-

B) El operador psicológico-

Se ve cómo percibe el sujeto los hechos y los interpreta de acuerdo a sus criterios, pautas culturales heredadas, condicionamientos sociales etc, se realiza una sumatoria de lo que percibe la memoria filogenética o primaria y la moderna o verbal que se suman para juzgar a la situación como un claro peligro.

C) El operador  de alienación:

Nos realizamos en el tu, en el nosotros y en El Tu (Divinidad), y los necesitamos también, pero esto nos somete y nos hace seres escindidos -obligados a buscar incesantemente, sin conseguirlo plenamente, lo que deseamos ser, y a la vez condenados a vivir constantemente lo que rechazamos ser-

D) El conflicto biológico:

Toda enfermedad es producida por un conflicto biológico. El conflicto biológico es un cruce entre el surgimiento de una necesidad biológica y su insatisfacción.-

¿Para que surge?

Para la supervivencia, adaptación y superación del conflicto biológico, rememorando mecanismos usados en la  lucha de la evolución ante situaciones similares; pero sin el lenguaje de lo sucesivo con el cual la evolución lo hizo  en millones de años.-

Para manifestar un estado existencial de tensión, que debe ser resuelto reencontrando el sentido de la vida y si no se resuelve, saber que con la patología también se puede vivir.-

El surgimiento del lenguaje por una necesidad evolutiva, re categorizó el significante de todos los conceptos a través de simbolismo fonéticos.- Esta recategorización lingüística dio también nuevos significantes mentales que permitió el nombramiento de las cosas y de lo que hacía con ellas; se pudo dar órdenes mas precisas en las incursiones de cazas colectivas, se agruparon y organizaron los clanes por similitud de lenguaje, creándose las naciones, con sus intereses y creencias comunes.-

Se amplió el significado de cada objeto y obra realizada, se abrió el horizonte de la supervivencia, ya que se comunicaba las experiencias anteriores a través de éste, lo que se aprende no se trasmite genéticamente pero si por el leguaje.-

Las herramientas creadas fueron extendiendo los brazos, los ojos, las piernas, todos los sentidos y órganos del hombre.-

Podemos decir casi sin equivocarnos que estamos en un momento de involución biológica cuando las condiciones de supervivencia pueden ser óptimas por los adelantos en la satisfacción de las necesidades básicas.-

El lenguaje permitió significar también la pulsión de la presencia ignorada o inconsciente, de lo divino que tiene el hombre.-

Esta dimensión tan abstracta, como real puede ser comprendida con una vivencia interior. Es la forma de -usarla- en los procesos terapéuticos.

Desde afuera es una cosa mas a estudiar, dialogar, analizar, filosofar, describir, historiar , aceptar , rechazar, manipular, guerrear, matar, discriminar, ganar poder o dinero, etc.-

La dimensión espiritual está mas allá de lo fáctico, de lo biológico y psicológico que nos hace trascender y descubrir en una situación un valor.

Max  Scheler  define el valor como algo que es independiente de lo apetecible, y de lo subjetivo, que tiene polaridad ( son positivos o negativos)  también jerarquías, son superiores o inferiores, dentro de ella pone: utilitarios, vitales , estéticos , éticos morales , religiosos y jurídicos . Tienen materia o un contenido peculiar, preservativos e irreductibles, son realidades objetivas, se descubren o no, se ven o no, se estiman o no.-

Cuado los estimamos nos configuramos, nos construimos  con ellos formando nuestro presente y comprometiendo nuestro futuro y nuestras relaciones con el tu, con el mundo, el nosotros y el Tu. Nos dan la posibilidad de generar una  nueva inclusión en la vida y elegir un destino a pesar de lo que tengamos, salud, dinero, cáncer o cuadriplejia.-

 

 

El lenguaje generó simbolismos y significantes.

La metáfora psicobiológica es una figura por medio de la cual se transporta el significado de una palabra u otro que lo compara mentalmente.-

Vemos: a) la  necesidad biológica  b) el conflicto que surge ante su insatisfacción c) la metáfora psicobiológica y d) las palabras –  transporte.-

Vemos que hay dos vertientes 1) el sujeto 2) el órgano.-

Estas dos vertientes no son estandarizadas, por lo tanto las metáforas psicobiológicas  que activa cada individuo ante un DHS son variadísimas y debemos estar atentos para descubrirlas, para poder actuar sobre ellas o con ellas. Pasa lo mismo con las metonimias psíquicas.-

La metonimia es una figura por medio de la cual se coloca una palabra en lugar de otra, cuyo significado da a entender, acá mas que un traslado de significado hay un desplazamiento del significante.-

La metonimia psíquica es un intento de compensación de la metáfora psicobiológica.-

Por ej.

Metáfora psicobiológica del conflicto de nutrición: Insaciabilidad

Metonimia psíquica: Delirio de pobreza

—————————————————————————————————————-

PARADOJAS:

Es un método terapéutico que debemos usar para confrontar la enfermedad en su nivel. Psíquico, orgánico y cerebral

Paradoja  (Gr. Pará, contra y doxa opinión) Asunto extraño u opuesto a la opinión común.- En Fil. Proposición que siendo verdadera y debido a la forma en que se anuncia, parece inverosímil.-.-

La enfermedad es una confrontación paradójica y es por ello que la solución que plantea el cuerpo se vive como imposible.-

En la enfermedad ocurre un atolladero, un callejón sin salida. Se produce el hecho dramático, sorpresivo, dramático y vivido en soledad en el cual la persona queda sin respuesta, todos los sentidos callan y habla solo el biológico con su lógica en el ámbito de lo imposible, respondiendo a la confrontación planteada.-

El hecho se produce, -te doy una cachetada en la cara -, y la respuesta desde el ámbito de lo imposible se produce: el hueso que se agujerea intentando huir de una nueva agresión.-

Esta confrontación paradójica hay que resolverla.

Las propuestas somatopsíquicas: estas son una serie de acciones con contenido simbólico que se realizan con el objetivo de informar a la célula y al arquetipo activado que el conflicto está solucionado.-

 

 

CLINICA:

Debe ser coherente con la filosofía y el cuerpo teórico en la que se sustenta.-

El abordaje del paciente debe estar acompañado con la compresión de su estado y la satisfacción de sus necesidades, indudablemente que nosotros necesitamos la recolección de numerosos datos que no suelen ser factibles de encontrar o abordarlos en una sola consulta,

Desde los datos personales a:

Motivo de consulta

Enfermedad actual con todas sus características

Carácter del paciente.-

Test del aplauso para determinar la dominancia cerebral

Pedido y lectura de la TAC, sin hacer de esto un instrumento mágico.

Examen clínico y pedido de estudios complementarios

Historia de la persona: para rastrear la causa/s desencadenantes y evitar apresuramientos  de rápidas hipótesis.-

Rieles secundarios.

Historia familiar: para determinar pautas conductuales, mitos y mandatos familiares.-

Creencias: que pueden estar relacionadas con la enfermedad.-

Determinación de los arquetipos que se han puesto en juego.

Los capítulos del cuerpo: el cuerpo es un libro, hay que aprenderlo a leer en cada una de sus páginas, deben ser estudiados desde los arquetipos que se está expresando la célula.

Determinación clara del o de los DHS.-

Diagnóstico Psicobiológico

Estado neurovegetativo actual

                 Tratamiento.-

EL MEDICO: debe Ayudar, servir y guiar.-

La misión del médico debe ser la de reintegrar al paciente a un nuevo destino.-

Curarse es hacerse integro, es integrarse.

Sin un médico que  viva los valores y la filosofía de la integración y se construya y comprometa con los mismos no hay posibilidades de curar.

La curación es un encuentro terapéutico, no una mera consulta o contacto entre una persona que demanda y un sabelotodo que tiene un supermercado de posibilidades mágicas para cada necesidad.-

La curación es un compromiso de cambio, de asunción, de búsqueda de sentidos, de intercambio de conocimientos y vivencias, de entrega.-

Es un pase del amor de la naturaleza y la creación.-

El médico es un instrumento para ayudar que se comprenda el sentido.- Es un servidor de los valores que ha asumido y los pone en acción en un ser concreto. Es guía del paciente y de las fuerzas sanadoras que operan en la persona que el destino le puso a su paso.

Seres humanos y animales enferman por el mismo tipo de conflicto biológico


Definición del concepto -conflicto- en la REGLA DE HIERRO DEL CANCER (ERK)

 

Un conflicto debe definirse siempre de tal manera que en principio pueda tener validez semejante para todos los seres vivos. Yo defino la palabra conflicto conceptualmente como -conflicto biológico-. Un profesor de” psiquiatría de una universidad fue interrogado por el juez, como ya se dijo, sobre cómo definía en su lenguaje, por ejemplo, un conflicto sexual, al que el ” ” Dr. Hamer encontraba en un proceso conflictivo en que la mujer descubría a su marido -in flagranti- y entonces padecía un -foco de Hamer- en la oreja izquierda. Respuesta: -Yo la llamaría una enfermedad narcisista-. Mi contrapregunta: -¿Le atribuiría también a mi perra la misma calidad de definición del conflicto psíquico?- – Ya no hubo respuesta.

Allí está el quid de la cuestión: Nuestras definiciones de conflicto son definidas por la medicina establecida siempre en primera línea religiosa – filosófica – psicoanalíticamente, es decir de manera dogmática.

Para mí no hay dogmas que puedan estrechar la ciencia. Cuando observo que el hombre y el animal enferman por el mismo tipo de conflicto biológico y se observan los mismos procesos y cambios psíquicos, cerebrales y orgánicos, entonces habrá que orientar las conclusiones, reglas o leyes por los hechos y no al revés”.

El conflicto no debe entenderse pues en el sistema conceptual de “la Nueva Medicina en el sentido del psicoanálisis como construcción por décadas de una -constelación conflictiva-, sino como un conflicto biológico. Este conflicto biológico, que en el DHS impacta como un rayo en el hombre y en el animal, y genera el foco de Hamer en el cerebro, al igual que introduce el programa biológico especial para todo el organismo, es la constelación de un segundo. Por supuesto que toda la personalidad entra también en un conflicto biológico. Pero esto no es generalmente lo decisivo. Una pelea violenta con la suegra por los hijos puede convertirse por ejemplo en DHS por una sola palabra: -¡Cerdo!-. En ese segundo se define el contenido del conflicto en el entendimiento del paciente. Se enferma, por ejemplo, de un conflicto de marcación del dominio, un foco de Hamer (FH) periinsular a la derecha y orgánicamente de un carcinoma de úlcera vesicular. Desde ahí continúa la lucha de este conflicto biológico por este -carril de contenido de conflicto-. La suegra también podría haber gritado: -Miserable!- Entonces el paciente podría haber sufrido un conflicto de pérdida de autoestima y la lucha hubiera girado según el entendimiento del paciente siempre alrededor de su autoestima, si era miserable o no. Hubiera sido un -carril de contenido conflictivo- muy diferente.

El conflicto biológico se decide en el segundo del DHS, es decir, se decide en el segundo del contenido conflictivo en cuyo carril se desarrolla a su vez el subsiguiente conflicto biológico. Una mujer, p. ej., que descubre a su marido -in flagranti-, no debe sufrir obligatoriamente un conflicto biológico sexual”. En realidad no debe sufrir un conflicto biológico obligatoriamente, sino que sólo sufrirá un conflicto, si fue confrontada con la situación en uno o más sentidosde manera inesperada. Pero aún si llega al DHS, hay una serie de contenidos conflictivos posibles:

 

1ª posibilidad:     La paciente experimenta en el DHS la situación como conflicto biológico sexual de no-ser-copulada. Cerebralmente, sufriría un FH periinsular a la izquierda, orgánicamente un carcinoma de cuello de útero (si es diestra), además úlcera en las venas coronarias del corazón.

2ª posibilidad:     La paciente tiene quizás ella misma un amigo íntimo, ya no ama a su marido. Experimenta la situación en el momento del DHS como afrenta y traición personal, que el marido la ponga en ridículo frente a todos los vecinos. Sufre en el momento del DHS un conflicto general de pareja, cerebralmente un FH en el cerebelo izquierdo y orgánicamente un cáncer del pecho derecho. (Siempre que sea diestra).

3ª posibilidad:     La paciente experimenta a la joven y bonita rival en el momento del DHS como un conflicto propio de pérdida de autoestima. -Le pudo brindar lo que yo ya no le puedo brindar-. La paciente sufriría en este caso en el momento del DHS un conflicto biológico de pérdida de autoestima, un FH en el asiento medular occipital y un cáncer de huesos en la zona de la pelvis.

4ª posibilidad:     La paciente está quizás ya en la menopausia y reacciona masculinamente. Entonces podría experimentar la misma situación en el momento del DHS como conflicto de dominio con un FH periinsular a la derecha y un Ca de úlcera coronaria, Ca intrabronquial o si se trató de un -conflicto de marcación de dominio- con el atributo -qué chanchada-, un Ca de vesícula. (Siempre que sea diestra.)

5ª posibilidad:     Frecuentemente sería también un Ca de ovario, como conflicto de pérdida -semigenital feo- con FH en la región occipital paramediana.

 

Vemos pues que uno y el mismo asunto o situación no es sin embargo la misma situación. Solo lo que se siente en el momento del DHS decide el contenido del conflicto y con ello el -carril- por el cual transcurre el conflicto biológico.

Estas relaciones conducen también al absurdo las eternas propuestas ignorantes de los estudios -prospectivos-. La -no convertibilidad- de un sistema no es una debilidad científica, sino que es la conclusión obligada de que es casi imposible para un examinador predecir con alguna seguridad en qué dirección o en qué -carril- experimentará o sufrirá el paciente un conflicto prospectivo. Incluso los parientes más cercanos quedan asombrados cuando han indagado p. ej., cuál conflicto pudo haber provocado un cáncer diagnosticado en el paciente.  Dicen entonces a menudo: -Solo pudo haber sido esto y esto.- Se le pregunta entonces al paciente delante de sus parientes, y contesta frecuentemente: -No, eso no me provocó nada-. Y lo que realmente provocó el conflicto y el DHS es lo que a menudo deja a todos asombrados en principio. Más tarde, cuando han comprendido el asunto, suelen decir: -Sí, naturalmente, eso debió ser así.- Un buen ejemplo de esto fue un paciente de la Clínica Universitaria de Erlangen, al que pude examinar en su habitación. Había sufrido un infarto cardíaco agudo. O sea que debe haber padecido un conflicto de dominio con DHS. Pregúntese solo cuál fue el conflicto de dominio. En presencia del médico del servicio le pregunté pues cuándo y qué conflicto de dominio había sufrido. Respuesta: ninguno. El era un hotelero exitoso, las personas más honorables del pueblo serían sus huéspedes, tenía dos hijos sanos, una buena mujer, ninguna preocupación monetaria, todo estaría en orden, no se podría hablar de ningún conflicto de dominio. Entonces le pregunté desde cuándo había aumentado de peso. Respuesta: desde hacía 6 semanas. En el ECG pude observar que el infarto cardíaco no pudo haber sido muy fuerte. Calculé: Hace unas 6 semanas debió haberse producido la conflictolisis, el conflicto pudo haber durado a lo sumo 3 a 4 meses. Le dije: -Hace unos 6 meses debe haber pasado algo grave, que le causó muchas noches de insomnio. Y hace 6 u 8 semanas el asunto se terminó-. – Sí, Doctor, si usted lo pregunta así, pero no, no me puedo imaginar que de algo así pueda venir un infarto-.  Sucedió lo siguiente:

El orgullo del paciente era una pajarera con pájaros exóticos. Todos sus huéspedes amigos podían admirar estos pájaros. No había escatimado dinero, incluso había especies raras. Ya se cruzaba antes del desayuno y miraba sus pájaros, que ya eran unos 30.

Una mañana, se acerca como de costumbre – queda con la boca abierta: Todos los pájaros habían desaparecido con excepción de un pequeño gorrión. -Ladrones-, fue su primer pensamiento y estampó su DHS. Los ladrones entraron en mi dominio. Vinieron los vecinos, se examinó toda la pajarera. Finalmente se encontró un pequeño agujero escarbado debajo de la pajarera. Un lugareño experimentado dijo una sola palabra: -comadreja-. Desde entonces el paciente tuvo un solo pensamiento en la cabeza: atrapar a la comadreja. Logró después de algunos intentos fallidos atrapar a la comadreja en una trampa. Recién entonces pudo ocuparse de reconstruir la pajarera -a prueba de comadrejas-, y comprar nuevos pájaros. Después de unos 3 meses y medio volvía a estar todo en orden y el conflicto definitivamente resuelto. Al reflexionar sobre el asunto retrospectivamente, él estaba tan orgulloso (en el tiempo conflicto – activo) de haber bajado un par de kilos. Pero desde hacía 6 semanas había vuelto a subir todos y algunos kilos más.

El médico del servicio acompañó la conversación asombrado. Ahora se levantó y dijo: -Sr. Hamer, no lo puedo creer. Quizá sea equivocado todo lo que hacemos aquí. Pero su demostración me superó-.

Incluso el paciente dijo: -Ahora que lo pienso después de nuestra conversación, no sé con qué me podrían haber afectado más que al robarme mis pájaros.-

Esto no tiene nada que ver con el psicoanálisis y los conflictos en el sentido psicológico de hasta ahora. En el conflicto biológico no se trata de si el conflicto aún parece significativo más tarde, cuando ya todo está -en orden-. En el momento del DHS, el paciente sintió así y eso fue decisivo. Después el conflicto desarrolló una dinámica propia. Alguien, aunque solo fuera una pequeña comadreja, había entrado en el dominio del paciente. El podría haber comenzado enseguida con la renovación de su pajarera. No. Como dice el vulgo, no tuvo paz. Recién cuando derrotó al enemigo pudo reconstruir su pajarera -en paz-. Se siente formalmente la dramaticidad biológica de este conflicto de dominio.

Tamara de GH Cuenta su historia (Todo sobre Lupus segun hamer)


Hace casi 4 años y medio comenzó un camino muy difícil de transitar para mi familia y yo. Mis padres son personas que en la vida no tuvieron muchas oportunidades de ser felices (…). 

No entré a Gran Hermano por mí, lo hice sólo por mis padres, hace muchos años que no pienso en mí.

Cuando yo llegué a mi plena adolescencia, a eso de los quince años, empieza todo esto que hoy me da fuerzas para seguir viviendo. Mi mamá empieza a sufrir muchos malestares, que no se sabían explicar. Así estuvo muchos meses hasta que un día se despertó totalmente deforme, pero realmente sin exagerar: los labios hinchados para abajo que llegaban más abajo de mentón, los pómulos, enronchada entera, y picándole todo el cuerpo, sin contar ademas cómo lloraba de los nervios. Entonces, a la primera que despierta ese día es a mí: pegué un salto de la cama y lo desperté a mi papá, y en sólo unos minutos agarramos viaje para Jujuy capital, y ese mediodía le dan la noticia que tenía Lupus.

 

Después de haberle dicho que tenía hasta sida, porque nadie sabía y no podían entender qué era. Después de eso dijeron que habían tardado tanto en decile que tenía esa enfermedad porque no era muy común. Desde ahí comenzo mi compromiso por sacarla adelante.

Esta enfermedad, el Lupus, es una enfermedad mortal, o sea, no tiene cura. Ataca a las propias defensas, y a la vez tiene que tomar corticoides para evitar que avance la enfermedad, pero como ésta es una droga muy fuerte es como si a su vez la matara más por dentro, porque produce muchos efectos secundarios como hinchazón, retención de líquidos, problemas intestinales, mareos, bajas de presión y ataca el calcio de los huesos. Es decir, entonces que a su vez tiene que tomar muchísimas pastillas más para contrarestar esos efectos, entonces es por esto que siempre digo que a mi mamá me la están matando. Porque con tantas drogas en el cuerpo no hay día que la vea tranquila y sin que le duela algo. (…)

Mi mama por su enfermedad no puede estar trabajando de lo que trabaja, porque no puede estar en contacto con tantos niños, ya que no tiene las defensas necesarias para protegerse de las enfermedades que puedan a tener los niñitos. (…)

Sólo quiero que sepan algo muy importante: yo no entré a Gran Hermano por mí. (…)

Me costó mucho venir a escribir todo esto, pues trato muy pocas veces de pensar de vuelta todo lo que me pasa, casi siempre trato de luchar sin pensar porque me dobla en dos. Pero esta vez era necesario, porque Jesi me dijo que esto era parte de luchar por ellos, aunque me de mucha vergenza, porque no me gustaría que nadie se sienta on la obligación de ser parte ni por un segundo de todo lo que yo vengo cargando hace años. Pero lo escribó para aquel que realmente de todo corazón tiene ganas siquiera leyendo esto de acompañarme sólo por unos minutos.

Gracias, por estar siempre, los que me acompañan haciéndome el aguante como decimos en el norte je, y a los que se prenden hace poco u hoy también.”

Según la medicina convencional, el Lupus Eritematoso Sistémico o LES es un “trastorno autoinmunitario inflamatorio y crónico que puede afectar la piel, las articulaciones, los riñones y otros órganos“. Por transtorno autoinmunitario, la medicina convencional entiende aquella “afección que ocurre cuando el sistema inmunitario equivocadamente ataca y destruye tejido corporal sano. Hay más de 80 tipos diferentes de trastornos autoimmunitarios

Un breve reportaje sobre el LES, desde el punto de vista de la medicina convencional, puede verse en este video:

Sobre la causa de estos transtornos, y como es frecuente con la medicina convencional, no se conoce nada de forma concreta. Algunos han conjeturado que la infección, en especial por virus, puede dar lugar a este tipo de transtornos, pero tal hipótesis no ha podido ser confirmada.

En la NMG, se conoce que el LES es causado por la combinación de, al menos, 3 conflictos que aparecen simultáneamente:

1)Conflicto de desvalorización de sí mismo. Este conflicto afecta los huesos y las articulaciones, dependiendo del tipo de desvalorización concreta que sienta el paciente. Esto ocasiona los dolores e inflamación articulares típicas de los pacientes con LES.

2)Conflicto de desarraigo o de sentirse completamente solo y abandonado. Este conflicto afecta el riñón, provocando una retención de líquido y hinchazones en el cuerpo, interpretadas como nefritis lúpica cuando se presenta conjuntamente con los otros conflictos que dan lugar al lupus. Este conflicto, y sus continuas recidivas, puede dar lugar a una insuficiencia renal.

3)Conflicto de separación. Este conflicto afecta la piel, especialmente la epidermis, dando sus principales signos y síntomas en la fase de curación, ya que es en esa fase que se produce la edematización o hinchazon de la epidermis (la cual puede verse maginificada por la presencia del conflicto de desarraigo que potencia las inflamaciones, edemas e hinchazones). Esto ocasiona las típicas erupciones cutáneas del LES.

Algunas consideraciones adicionales a tener en cuenta:

a)Estos conflictos no excluyen la presencia de otros conflictos que se añadan al cuadro. Los conflictos añadidos provocarán alteraciones en los órganos correspondientes (ej: en los pulmones).

b)Los conflictos no están necesariamente todos activos al mismo tiempo, sino que algunos pueden estar activos en ciertos momentos y ser solucionados en otros. Lo que es común es que el paciente activa y soluciona continuamente todos o algunos de estos conflictos, y eso irá determinando el cuadro específico que presente el paciente. En algunos casos, coincide la solución temporal de todos estos conflictos, lo que ha dado lugar a que el LES se considere como una enfermedad que cursa con periodos de remisión. (Para una explicación de las remisiones según la NMG, remito al lector a este artículo)

c)Las complicaciones que algunas veces aparecen en el sistema nervioso central se debe a la edematización de los Focos de Hamer en fase de curación. Esta es también la causa de la fiebre y de los dolores de cabeza que presentan estos pacientes. En algunos casos, cuando el edema cerebral coincide con la fase activa del conflicto de desarraigo, pueden presentarse complicaciones serias porque la retención de líquido produce una edematización excesiva del Foco de Hamer, la cual puede poner en riesgo la vida del paciente durante la crisis epileptoide.

Aquí se incluyen entonces las llamadas manifestaciones neuropsiquiátricas del LES. Algunos pacientes experimentan también una sintomatología psiquiátrica, que es ocasionada por la combinación de conflictos (constelación esquizofrénica), o síntomas cerebrales normales durante la vagotonía que son interpretados erróneamente como alteraciones “psicológicas”, como en los casos de los llamados “transtornos del estado de ánimo” (una noción muy genérica en la que algunas veces se incluye, erróneamente, el decaimiento típico de un paciente que está en fuerte vagotonía y que presenta, por tanto, manifestaciones psicológicas secundarias).

d)Las alteraciones del sistema inmunitario son la consecuencia de la combinación de los conflictos antes mencionados, por lo que contituyen solo un mecanismo de acción o ejecución de la orden cerebral. Es decir, no son en sí mismo la causa última del transtorno, sino solo un fenómeno intermedio de la causa última (conflictos y orden cerebral) del LES.

Por este motivo, es que en el llamado Lupus eritematoso inducido por medicamentos, existe una sintomatología muy similar al LES (debido a que, por acción medicamentosa, se produce artificialmente una reacción de hipersensibilidad en el organismo a causa de la sustancia administrada), pero en estos casos la sintomatología del lupus desaperece cuando se suspende el medicamento que la causó. Es decir, suspendida la causa, el efecto desaparece. (Algo que no ocurre en el LES, donde al ser la causa la combinación de conflictos y la orden cerebral provenientes de los respectivos Focos de Hamer, la desaparición definitiva de los síntomas y la curación de la enfermedad solo puede lograrse con la solución definitiva de los conflictos biológicos; y no mediante la sola administración de medicamentos. Es por esto que, para la medicina convencional, “no existe cura para el lupus eritematoso sistémico y el tratamiento apunta hacia el control de los síntomas“)

El LES, como cualquier otra enfermedad, debe ser abordada tomando en cuenta los tres niveles de psique-cerebro-órgano. Un médico que conozca la NMG, podrá ir a la causa real del transtorno y prescribir el mejor tratamiento disponible, optimizando así las probabilidades de curar la enfermedad.

Una Nueva medicina que puede salvar millones


 

Este artículo es un extracto del libro “Resumen de la Nueva Medicina”, en el cúal se explica la metodología utilizada tanto para aplicar clínicamente como para comprobar científicamente la NMG. Muchas personas piensan que simplemente preguntando por un conflicto es suficiente para comprobar la NMG en caso de enfermedad; la realidad es que la NMG requiere un examen exhaustivo del paciente, tanto a nivel de la psique, como de su cerebro y de los órganos. En la NMG, la investigación diagnóstica del paciente es muchísimo más profunda, laboriosa y rigurosa que la que se realiza en la medicina convencional. Sin embargo, una vez que se ha dominado a la perfección la NMG mediante un  estudio profundo y un entrenamiento adecuado, resulta sencillo aplicar su metodología.

La metodología de la NUEVA MEDICINA GERMÁNICA

Por Ryke Geerd Hamer

La metodología con la que se practica la NUEVA MEDICINA es sumamente sencilla, pero necesita una comprensión humana íntegra, sana, y de experiencia y madurez. No obstante, el sentido común y la comprensión humana se han considerado en la medicina ejercida hasta la actualidad como no científicos y poco serios. Hasta ahora se trabajaba principalmente de forma “estadística”. Una vez comprendida la metodología con toda su lógica, surge el problema de aprender a trabajar como un detective psico-criminalista.

Hay personas que lo logran enseguida, captando todo de forma intuitiva, sin ser por ello menos que sus colegas que poseen una orientación más intelectual. Las personas con una orientación intelectual, tienen normalmente muchos problemas, pues humanamente no encuentran acceso a los pacientes y carecen de carisma. Para un médico que trabaje realmente en cuerpo y alma y que tenga un corazón cálido para sus pacientes, no hay nada más emocionante y satisfactorio que dedicarse de forma profesional a la NUEVA MEDICINA. Esto le va a llevar a todo médico que posea cualidades carismáticas a buscar el conocimiento más amplio que pueda brindar la medicina, al cual el especialista, considerado actualmente como la cumbre de la medicina científica, no tiene acceso.

Tal vez no sea exagerado decir que todo aquel que quiera trabajar con la NUEVA MEDICINA, por más conocimientos que tenga y por más dominio que posea de los tres niveles, tiene, ante todo, que ser una persona madura y bondadosa, una persona en la cual el paciente encuentre un apoyo humano incondicional y una profesionalidad sobresaliente.

Pues la medicina del futuro consiste en menor prescripción de medicamentos y en una mayor comprensión, por parte del paciente, del origen de su conflicto biológico y de su así llamada “enfermedad”, buscando en colaboración con el médico el mejor camino para salir de su conflicto o para no volver a caer en él en un futuro. Se trata de que el paciente conozca el todo el proceso del concreto SBS (Programa Biológico Especial de la naturaleza, con pleno sentido) que se ha desencadenado con el DHS, las dos fases que lo componen con sus síntomas particulares por las que aquel ha de pasar.

Lo especial de la NUEVA MEDICINA es que el paciente se convierte en protagonista absoluto del proceso que se lleva a cabo en su propio organismo. ¡Ya no se “actúa” sobre el paciente, sino que el paciente actúa por sí mismo! En la NUEVA MEDICINA la relación médico-paciente tiene que revisarse y redefinirse completamente. El médico que en la medicina practicada hasta hoy en día, tenía que ser en lo posible un científico super-especializado, pasa a ser, en el futuro, una persona altamente calificada en el aspecto humano, con una preparación muy amplia y con dones de auténtico “detective-criminalista” médico. Además tiene que poseer el carisma de un sano sentido común y de una gran comprensión humana. Tiene que ser capaz de permanecer al lado de su paciente como un buen amigo, proporcionándole al paciente-protagonista sus conocimientos profesionales. Estos “sacerdotes del dios Esculapio” tienen que ser, en mi opinión, hombres sabios y humildes, con un corazón cálido y al mismo tiempo con un gran conocimiento general e interdisciplinario. Soy consciente de que esta imagen descrita no está en concordancia con lo que se considera actualmente un médico de “prestigio”.

Abordemos nuestro tópico:

En Nueva Medicina, lo primero que tiene que hacer todo paciente es la “prueba del aplauso” para determinar su lateralidad, es decir, si es zurdo o diestro. Para ello le hacemos aplaudir distendidamente, como si estuviera en el teatro. La mano que permanece arriba y, por tanto, aplaude sobre la otra que se mantiene debajo, es la mano dominante y corresponde al hemisferio cerebral (parte roja del cuadro sinóptico) y cerebeloso (parte naranja) con el cual la persona trabaja fundamentalmente determinando asimismo en cual de los dos hemisferios (cerebral o cerebeloso) hará su primer conflicto. Esta interrelación se ha encontrado de manera empírica y es fácilmente comprobable mediante una tomografía, en caso de conflicto. Entonces decimos: el paciente a nivel cerebral es zurdo o diestro independientemente de la educación que haya recibido desde su niñez, y aunque ésta haya sido contraria.

El DHS es el punto crucial, el punto de partida en la NUEVA MEDICINA. Es maravilloso que ahora podamos en la medicina realmente calcular y comprender. Tenemos que introducimos prácticamente en el interior de nuestros pacientes, tenemos que entrar en su propia piel y reconstruir toda la situación que vivió en aquel instante del DHS. Es condición indispensable conocer a fondo la historia personal del paciente, sus experiencias vitales, su cosmovisión, su trasfondo religioso, social, familiar y económico. Tengo que acentuar, al describir la metodología que sigue la Nueva Medicina, que una comprobación superficial de la misma puede fracasar, si los investigadores no se dan el tiempo suficiente o simplemente, carecen del nivel humano suficiente para asumir el papel de confesor y confidente de la persona que en ese momento es su “paciente”.

En estos detalles psicológicos, precisamente en la vivencia de lo que supuso el DHS y en todos los sentimientos especiales que aparecieron en ese momento, fracasaron las investigaciones psicológicas mediante cuestionarios. Creyeron investigar de una manera objetiva al realizar sistemáticamente preguntas como “si ha habido pérdida de pareja”, para así concluir si dicha situación psicológica aumenta o no la incidencia del cáncer.

En el cuadro sinóptico Psique-Cerebro-Órgano que abarca toda la Nueva Medicina podemos encontrar todas las interrelaciones que hallé de forma empírica y que gobiernan los tres niveles: psique, cerebro y órgano respecto a cada SBS (Programas Especiales de la Naturaleza con sentido, útiles) y a cada una de sus fases apeladas “enfermedades”.

En el cuadro sinóptico encontramos también la formación histológica que ha de esperarse y el tipo de microbios que pueden intervenir, siempre y cuando se haya llegado a la solución del conflicto biológico.

Una línea se traza teniendo dos puntos. Si tenemos un tercero, sobre la misma línea, podemos controlar con facilidad la veracidad de lo supuesto. En nuestro caso y para seguir con la misma imagen, no sólo tenemos 3 puntos sobre una línea sino 5, si es que incluimos en nuestra observación la formación histológica y el tipo de microbios. La evolución de una enfermedad o de un programa biológico especial, propio de la naturaleza, tiene, en tanto se llegue a una solución del conflicto biológico, una serie de momentos cruciales que es preciso encontrar.

1. El primer punto es el DHS, que es, sin lugar a dudas, el punto más importante de todos. Ni el más experimentado investigador de esta NUEVA MEDICINA, que considero serlo actualmente con toda mi humildad, puede pasar por alto en cada caso específico, la necesaria reconstrucción del conflicto y de su evolución en el plano psíquico, como también en el plano orgánico, incluida la fase que sigue a la solución del conflicto, hasta llegar al DHS, es decir, al inicio de todo el suceso, utilizando todos los conocimientos clínico-médicos y la perspicacia de un verdadero detective de almas.

El DHS no sólo es un shock conflictivo hiperagudo y dramático que nos ha sorprendido cuando menos lo esperábamos, sino también un shock con un determinado contenido o matiz. Este contenido del conflicto biológico, es decir lo que la persona sintió justo en el instante del DHS, del shock, determina tanto la localización del FOCO de HAMER en el cerebro, como la localización del cáncer, necrosis o alteración de la funcionalidad a nivel orgánico. Pero en el momento del DHS pueden suceder más cosas: en ese mismo instante se ponen rieles, que en lo sucesivo, siempre estarán presentes y por los cuales el paciente se moverá una y otra vez.

Los rieles son las circunstancias con las que se asocia el conflicto en el momento del DHS. Un profesor que ha investigado en el tema de las alergias llegó a pronunciar la siguiente fórmula, sencilla y precisa: “Si en el momento de sufrir un DHS, un conflicto biológico, pasa por delante tuyo una vaca, desarrollarás alergia a las vacas, si en cambio, en ese preciso momento mordías una manzana, desarrollarás una alergia a las manzanas”; Tanto el animal como el ser humano “consideran” sin tener conciencia de ello, en el preciso instante del DHS, todas las circunstancias que acompañan al DHS. Estas circunstancias generan posteriormente las denominadas alergias.

Veamos dos ejemplos al respecto. Antes la alergia al polen era la más frecuente. Hoy ha dejado de serlo. El motivo era muy sencillo: el primer amor de una pareja de jóvenes tenía lugar con frecuencia en un pajar o en el campo, pues ese era el lecho más sencillo y en el cual podían pasar desapercibidos.

En los casos en los cuales, ese primer contacto íntimo, se veía perturbado de forma inesperada o se desarrollaba sin armonía, se sufría con frecuencia un DHS. Aquel que de los dos sufre un DHS, es decir, que sufre un conflicto biológico, más tarde, cada vez que percibe el olor a paja, en efecto, cada vez que capta los alérgenos, recuerda involuntariamente y sin tener conciencia de ello, aquella catástrofe en el pajar. En la fase post-conflictolisis, aparece entonces una tumefacción de la mucosa nasal y de los senos paranasales llamada rinitis atópica. La situación relacionada con la paja le “olió mal” al paciente.

Un segundo caso: una pareja vuela de Senegal a Bruselas. Durante el viaje, estando en el avión, el marido sufre un infarto de miocardio. Reinó el caos y la incertidumbre, y la paciente sufre miedo a la muerte por su marido, hecho con el cual contaba en cualquier momento. Después del aterrizaje en Bruselas el marido ingresa en un hospital, donde se recuperó rápidamente comprobándose que el infarto no había sido de gran envergadura. Posteriormente la paciente enfermó varias veces por un nódulo solitario de pulmón, después tuvo accesos de sudor durante semanas o días, hasta desaparecer el tumor circular, caseificado mediante tuberculosis, dejando cavernas pulmonares.

Precisamente en un momento en que se encontró nuevamente un tumor de este tipo, acompañado de sudor nocturno, acudieron los médicos a mí, para pedirme ayuda, pues no comprendían este caso. En un principio le pregunté a la paciente lo mismo que le habían preguntado ya los médicos de Bruselas, conocedores de la NUEVA MEDICINA, le pregunté si su marido había enfermado nuevamente sufriendo ella una vez más miedo a la muerte. La paciente negó esto, refiriendo que su marido no había vuelto a enfermar desde entonces. Finalmente me vino la idea de preguntarle si su marido había vuelto a volar, lo que también negó. Tampoco ella había vuelto a volar desde entonces. De pronto reflexionó y dijo haber tenido la sensación de que todo esto tenía que ver con el avión, pues desde el terrible suceso de Senegal a Bruselas, mantuvo el pánico cada vez que un familiar suyo viajaba en avión. Siempre que uno de sus hijos o nietos tomaba un avión en vacaciones, ella caía durante semanas en el conflicto de miedo a la muerte, hasta el momento en que volvían a aterrizar en Bruselas. Exactamente esto es lo que había sucedido antes de que le hubieran encontrado el último nódulo solitario de pulmón, catalogado por punción como adenocarcinoma.

La explicación de todo esto es sencilla: durante el infarto de miocardio en el avión se instauró un segundo riel, precisamente el del miedo a la impotencia en el avión. Mientras que en aquel momento la mujer sufrió un miedo a la muerte totalmente justificable y comprensible por cualquier psicólogo, se activaba ahora un nuevo riel por sí solo, de forma “asociativa”, cada vez que un segundo miembro de la familia viajaba en avión. Esto no parecía guardar lógica ninguna, pues los miembros de la familia solían ser jóvenes exentos completamente de peligro de hacer un infarto de miocardio. No se trataba de eso. El avión actuaba por sí solo, generando un riel propio que se había conjugado con el miedo a la muerte en forma de un complejo conflicto que producía el crecimiento de un nódulo solitario de pulmón como manifestación de haber sufrido el conflicto biológico de miedo a la muerte de otro ser. La solución radicó en el hecho de que los familiares debían en un futuro contar a la paciente, que era a la vez madre y abuela, solo los viajes hechos en tren, aunque se hayan hecho en avión, o simplemente debían contar sus viajes recientes a la vuelta de los mismos.

Estos ejemplos demuestran la importancia de reconstruir detalladamente el DHS y revivir con precisión la situación que se produjo en el mismo segundo del DHS. En el campo de la filología esto correspondería al contexto, y en este caso se afirmaría que no se puede sacar una frase de su contexto sino que se debe comprender el texto en su totalidad con todos sus nexos y vínculos.

Una vez encontrado el DHS con todos sus detalles y circunstancias acompañantes que podrían ser valoradas como rieles independientes, entonces intentamos determinar la evolución del conflicto desde el DHS hasta la actualidad. Aquí hay dos posibilidades:

a) El paciente está aún en fase de conflicto activo.
b) El paciente se encuentra en fase post-conflictolisis (ya ha solucionado su conflicto).

2.- La fase de conflicto activo:

Hay 3 niveles desde los cuales podemos realizar un diagnóstico:

– nivel psíquico.
– nivel cerebral.
– nivel orgánico.

Generalmente el paciente viene con ciertos síntomas o incluso con diagnósticos a nivel orgánico, prefiriendo en estos casos partir siempre desde este plano.

Es esencial saber que se puede partir de cualquiera de los tres planos, sin limitarse por supuesto, solamente a uno, a menos que nos veamos obligados a ello. El plano cerebral es sumamente útil y brinda cantidad de información, por lo que se aconseja, en lo posible, realizar una tomografía cerebral, prueba sumamente inofensiva que suele durar unos minutos y que supone una mínima exposición a radiaciones X. El TAC cerebral es solamente una toma del momento que puede damos información de sucesos pasados, en tanto aparezcan formaciones cicatriciales, o de conflictos activos (Focos de Hamer en forma de diana) o conflictos en solución (Focos de Hamer edematizados). Pero es una foto de este instante, que puede cambiar al día siguiente.

El plano más interesante y el que más información alberga es el plano psíquico, en especial respecto a los rieles adicionales que se fijan simultáneamente con el conflicto. Pues sólo el paciente mismo puede revelamos cómo sintió su conflicto en el preciso instante del DHS y qué circunstancias acompañaban a éste.

Hace poco vi el caso de una mujer diagnosticada de carcinoma intraductal con amputación de mama derecha. El conflicto, su evolución y la valoración clínica indicaban que el DHS se produjo durante un aborto. Esta interrelación no me pareció en un principio nada común, ni comprensible, pues con un aborto la madre normalmente siente un conflicto de separación de su hijo (embrión) y en caso de ser diestra, desarrolla un carcinoma de mama izquierda. La paciente me aseguró que el problema no había sido el niño, sino su pareja, que desapareció inmediatamente después del aborto. Cuando apareció a los tres meses y volvió a vivir nuevamente con ella, la paciente empezó a notar una tumefacción grande en la mama derecha.

Iríamos demasiado lejos y no saldríamos de este resumen de la NUEVA MEDICINA al intentar comentar cada uno de estos casos específicos. Esto queda reservado a otro libro titulado “Diagnóstico Diferencial de la Nueva Medicina“.’.

3.- La solución del conflicto biológico o conflictolisis (CL):

La conflictolisis es un punto crucial, que no puede pasar desapercibido, a pesar de que hasta ahora desgraciadamente no se haya considerado. El cambio que se da en la inervación vegetativa, ese paso de simpaticotonía mantenida a vagotonía mantenida es un hecho de inmensa relevancia, tanto en lo psíquico, como en lo vegetativo-cerebral, como en lo orgánico. A nivel orgánico con frecuencia aparece fiebre.

Cada “enfermedad” tiene unos determinados síntomas en la fase-pcl (postconflictolisis) que se inician en el momento que se soluciona el conflicto (conflictolisis). En el caso de SBS sencillos, de un solo ciclo creo que no será difícil encontrar la CL sin que surjan dudas al respecto. La dificultad aparece cuando se ha llegado al extremo de padecer un “conflicto en balance” en el cual aún no ha habido CL. Pero también hay dificultad cuando aparecen continuamente recidivas con su correspondiente conflictolisis. Entonces hablamos de “solución en balance” (ver terminología). Una “fase de solución en balance” de este tipo es por ejemplo la llamada “enfermedad” de Parkinson, en la cual el temblor (generalmente en las manos) corresponde a la fase de solución, de curación o fase-pcl. El paciente sufre continuamente cortas recidivas de su conflicto, principalmente por la noche, en sueños.

¿Por qué es tan importante determinar con claridad la CL, especialmente en SBS con trayectoria monocíclica, en las cuales hay una fase-ca (fase de conflicto activo) ininterrumpida y una fase-pcl igualmente ininterrumpida? El motivo es el siguiente: la determinación temporal lo más exacta posible es de una inmensa trascendencia para el paciente, pues influye finalmente sobre su vida o su muerte, ya que conociendo el tiempo transcurrido entre el DHS y la CL, y conociendo la situación actual se puede calcular dónde se encuentra el paciente en este momento: – ¿Se encuentra antes de la crisis epileptoide (CE)?, – ¿Ya superó la crisis epileptoide?, – ¿Qué peligro existe actualmente? En el caso de la leucemia estos cálculos son de singular importancia, pues aquí la anemia previa a la CL se transforma, debido a la vasodilatación de la fase-pcl, en una “semi-pseudoanemia”, mucho más intensa aún. En este caso, durante las dos primeras semanas posteriores a la CL hay que investigar a conciencia, mantener la calma, no arriesgar nada, ni proporcionar transfusiones de sangre. Si esto fuese necesario conviene, sobre todo en los niños, realizado por la noche para no sufrir un conflicto de “hemorragia o herida”. Pues nuestro cerebro, cuando ha entrado en pánico, no es capaz de diferenciar entre una pérdida sanguínea y una transfusión o el diagnóstico de “cáncer en la sangre”, como se sigue llamando en la actualidad

4.- El paciente en la fase de curación:.

Una vez solucionado su conflicto biológico (CL), el paciente presenta en primer lugar los siguientes síntomas externos: manos calientes, cansancio, agotamiento, buen apetito, eventualmente fiebre; el paciente está sumido en una vagotonía mantenida. Tan pronto como el médico determine que el paciente se encuentra ya en la segunda fase del SBS, fase post-conflictolisis o de solución, tiene que poner en marcha cuanto antes, todo su potencial para descubrir lo antes posible, en que momento de dicha fase se encuentra el paciente en ese instante. Tiene que descubrir rápidamente el momento en que se produjo el DHS para conocer la duración que tuvo el conflicto y para poder contestarse las siguientes preguntas:

– ¿Se encuentra el paciente antes o después de la crisis epiléptica o epileptoide?

– ¿Supone la crisis epileptoide un elevado riesgo mortal en este caso específico de Programa Especial de la Naturaleza (SBS)?

Si se trata, por ejemplo, de un órgano controlado por el paleoencéfalo, entonces hay que preguntarse si hay un proceso de tuberculosis o si habría que ayudar al paciente a entrar en el.

Puede suceder que la fase de solución, fase-pcl ya esté en gran parte solucionada, sin tuberculosis, y que sea necesario, como en el caso de un carcinoma intestinal, proponer una operación para prevenir una oclusión intestinal. Pero en una operación de este tipo se debería extirpar sólo lo imprescindible: máximo 15 cm. de intestino grueso o incluso simplemente reducir el tumor, si esto es posible técnicamente sin que haya riesgo de hemorragia, pues la antigua máxima de cortar entrando ampliamente en el tejido sano, por el peligro de metástasis, se ha evidenciado como insostenible y carente de sentido lógico alguno.

En el caso de una adenoma tiroideo por conflicto de “no haber sido lo suficientemente rápido para alcanzar la presa” (por ejemplo, con un compañero de trabajo de una tienda que siempre es más rápido en conseguir los clientes, o cuando otro animal es siempre más rápido para conseguir una presa), nuestras consideraciones, a la hora de hacer un diagnóstico diferencial, serán muy diferentes. Si observamos que la fase de curación se ha llevado a cabo sin la presencia de micobacterios y que una tuberculosis no tendría mayor efecto en lo que queda de fase, entonces tenemos como única alternativa la cirugía para bajar nuevamente los niveles de tiroxina que la madre naturaleza hubiese nivelado de forma natural mediante reducción necrótica del adenoma.

Las fases de solución de conflicto (fase-pcl) las hemos comprendido hasta ahora, en su mayoría equivocadamente, considerándolas simplemente como “enfermedades infecciosas”. Pero aunque las clasifiquemos ahora correctamente, eso no significa, que a nivel terapéutico todo se facilite. La ayuda viene del hecho de que en un futuro, el conocer el momento del DHS y la duración de la fase-ca, nos prepara y nos previene frente a lo que ha de venir. Mientras más capacitados estemos para predecir una situación, con tanta más tranquilidad la lleva a cabo el paciente.

El asunto se complica naturalmente, cuando intervienen varios conflictos a la vez. En este caso hay que considerar si están desfasados o no. En el caso de existir al mismo tiempo un conflicto activo y otro en solución entonces hay que valorar cuidadosamente la utilización de corticoides, que en lo posible habría que evitar.

Es de gran importancia en relación con todo esto prestar especial atención a los edemas cerebrales del FOCO de HAMER (que en la actualidad siguen siendo considerados desgraciadamente como “tumores cerebrales” y que comúnmente son extirpados quirúrgicamente) en la fase-pcl, especialmente si al mismo tiempo hay un conflicto activo de existencia/refugiado, es decir, un Síndrome.

5.- La crisis epiléptica / epileptoide (CE):

La fase-pcl de muchas enfermedades de por sí ya implica cierto peligro y puede suponer un riesgo de muerte si no se tiene cuidado. Pero dentro de la fase pcl es precisamente la crisis epileptoide el momento de mayor riesgo y de mayor exigencia clínica. Es muchas veces un reto en el arte médico, incluso para clínicos experimentados. ¡La crisis epileptoide es la hora de la verdad! Sobre todo en una buena parte de enfermedades regidas por la corteza cerebral, como el infarto de miocardio, infarto de miocardio izquierdo, infarto de miocardio derecho con embolia pulmonar, lisis de la neumonía, neumonía, lisis de la crisis epileptoide en la fase de solución de la úlcera de laringe (diagnosticada esta fase de solución-reparación por la medicina convencional como cáncer de laringe), quistes branquiales, pero también diabetes, hipoglucemia, parálisis sensorial y parálisis dependiente de la sensibilidad del periostio (las que hemos denominado cáncero-equivalentes). El cuadro sinóptico brinda explicaciones al respecto.

Estos momentos críticos pueden reproducirse en cualquier caso y, mientras más minuciosamente se investigue mayores son las posibilidades para que nuestros pacientes lo puedan superar. Con toda la razón podemos en un futuro explicar a nuestros pacientes que la gran mayoría sobreviven, excepto algunos casos realmente extremos. Entonces el paciente moviliza fuerzas insospechadas y colabora con entusiasmo en su propia recuperación, como protagonista de todo el proceso.

Investigación y verificación en la NUEVA MEDICINA

¿Cómo se verifica la reproducibilidad de las leyes biológicas de la NUEVA MEDICINA?

En los últimos 23 años se ha llevado a cabo una serie de comprobaciones respecto a la reproducibilidad de la NUEVA MEDICINA, la mayor parte de manera pública. Han pasado 23 años desde que pedí, formalmente, a una serie de profesores de la Universidad de Tubinga que efectuasen una verificación como las que se realizaron posteriormente, si así lo deseaban, a puerta cerrada.

En todas estas verificaciones se trató de comprobar si un número determinado de casos podían ser explicados por la NUEVA MEDICINA, siguiendo los criterios científicos de la reproducibilidad de un suceso.
¿Qué es en realidad la reproducibilidad científica?

En las ciencias exactas (como la física y la química) el único requisito que se precisa para verificar una ley natural es la prueba de la reproducibilidad mediante un experimento realizado de forma pública. Este requisito lo cumplen las leyes biológicas de la NUEVA MEDICINA en cualquier caso de las denominadas “enfermedades”.

Cuando se lleva a cabo una investigación en el campo de la física, en un supuesto experimento B no se utiliza el “mismo” material que se utilizó para el experimento A: se utiliza un material de “iguales características”. En la química no se utiliza la misma agua, sino un agua con “iguales características”. De igual manera no se puede demostrar algo por segunda vez en un mismo paciente. Hay que demostrado en un caso que tenga las “mismas características”.

En principio, es muy sencillo llevar a cabo la reproducibilidad de las 5 leyes biológicas de la NUEVA MEDICINA en pacientes enfermos:

Hay 3 niveles (psique, cerebro y órgano) que funcionan de manera sincrónica y hay 2 fases en todo Programa Biológico Especial de la Naturaleza (SBS) siempre y cuando el conflicto se haya solucionado. Además, hay una fase de normalidad previa a la fase de simpaticotonía y, al finalizar la fase de vagotonía hay una fase de vuelta a la normalidad que se distingue claramente de la fase de normalidad primera y “virginal”, por las cicatrices residuales que quedan a nivel psíquico, cerebral y orgánico.

Por lo tanto, no sólo tenemos 4 fases diferentes que se cumplen en los 3 niveles, sino también 3 momentos adicionales de gran relevancia (DHS, CL y CE), también para cada uno de los 3 niveles, en total 21 criterios que podemos investigar, cada uno a la luz de las 5 leyes biológicas.

Pero, puesto que las 5 leyes biológicas tienen al menos 6 criterios, incluidos los histológicos, cerebro-topográficos, órgano-topográficos, microbiológico s y los criterios correspondientes al contenido o matiz del conflicto, se llegan a formular 126 afirmaciones reproducibles y verificables, si se logra investigar a fondo, en un único caso aislado, cada uno de los 3 niveles.

Es muy improbable que, se demuestren estas 126 afirmaciones sólo por azar, en un único caso escogido entre millones,

¡Pero si un paciente sólo padece 2 enfermedades que se desarrollan de forma paralela o sucesiva, entonces aumentan las afirmaciones reproducibles a 252, mientras que la probabilidad se potencia a cifras astronómicas!

Consta además como criterio de gran importancia, el hecho de que los FOCOS DE HAMER en el cerebro están ya predestinados a localizarse en una zona determinada. Esto significa que de varios cientos de relés se conoce ya con antelación el que se verá afectado. Este conmutador que, en caso de conflicto biológico activo, aparece como un FOCO de HAMER tiene además que presentar la morfología correspondiente en cada fase específica. La probabilidad de acertar en un solo caso, es astronómicamente elevada. No obstante, en cada verificación efectuada, los pacientes tuvieron varios cánceres o parálisis, diabetes, etc. donde se cumplían todos los criterios para cada una de las llamadas “enfermedades”.

——————————————————-

Nota: Algunas de las comprobaciones y confirmaciones científicas de la NMG, muchas de las cuáles siguieron la metodología explicada aquí, pueden verse en este enlace.

Cura con la medicina revolucionaria “Nuevos conceptos” Increible” Fantastico”


Yo me pregunto ¿Por qué? Debemos creer en todo lo que , la medicina convencional  anuncia constantemente , pero básicamente cuando interviene el factor dinero ,¿y si este son miles de millones ¿ su vida la mía y la de miles de millones de personas están en peligro , está demostrado de que , la quimioterapia , no cura el cáncer  , estadísticas así lo confirman , si un familiar suyo tiene que ser internado pasara por una serie de averiguaciones financieras , que esto si usted lo piensa seriamente , pondrá en dudas una gran parte  de los hospitales y clínicas ¿Les interesa solo el dinero?  Yo siempre cuento el caso de un amigo que fue internado de emergencia, este amigo

Sufría de dolores en el pecho , luego de 3 horas estaba en la mesa de operaciones  , con un bypass  , su médico particular que en ese momento estaba de viaje al regresar supo de la noticia , conociendo profundamente a su paciente , simplemente le informo que según su criterio por el conocimiento que tenia  sobre el paciente , los problemas que generalmente le causaban ese dolor en el pecho era ni más ni menos que gases , debido  a que  es te su paciente era de comer demasiada comida chatarra , y se encontraba con sobre peso ,  este incidente ocasiono un gran revuelo en la clínica donde fue operado , más que nada porque mi amigo era presidente de una cámara…..evidentemente  que no todo los dolores de pecho son gases pero …tampoco hoy en día debemos creer en el primer diagnostico y lo más importante es tener un médico de cabecera en quien confiemos  , fundamentalmente este médico deberá tener una visión más amplia de la medicina  ,buscando el causante de la enfermedad y no atacarla con remedios  al primer síntoma , yo creo ,” Y esto es mi opinión personal” que quienes tienen mucho dinero ,tiene mas posibilidades de ser atendido por los mejores y más caros médicos , pero esto no le garantiza que salga con vida de una operación  sería como coronaria ,o internación por pancreatitis , o cualquier otra enfermedad grave , como el caso de Michael Douglas a quien le deseo mucha suerte , la medicina está totalmente gobernada por los laboratorios , esta industria que miles de personas por el mundo a denunciado  por su falta de humanidad “ Como en el caso de la gripe A” y parece ser que solo visualizan ganar fortunas con la desgracia de los seres humanos , en este articulo que posteo a continuación , existe un  rayo de luz para aquellos que se encuentran desesperados y que no encuentran una solución para su problema “Enfermedad” es una nueva forma de ver la vida y las enfermedades , y yo les aseguro que  si usted lee con atención varias veces  ,  los fundamentos médicos , que en cierto modo revolucionan la medicina actual dándole nueva esperanza  fe en que la cura existe y no precisa de gurú  o cosas extrañas para poder curarse , después de leer estos artículos , tiene que tomarse en cuenta que el cuerpo necesita de buena alimentación deporte ,y un estado de  optimismo  espiritual  amando mas odiando menos .

Es importante que tambien siga el link abajo

betocammpos.

——————————————————————————————————————————————————————–

Entrevista al Dr. Fernando Callejón.

El Dr. Fernando Callejón es autor de un reciente libro, llamado –La lupa de la Nueva Medicina-. El es argentino, tiene 48 años y es médico y psicoanalista. En la contratapa de su libro, podemos leer: -.no podemos seguir siendo peces que en medio del océano se mueren de sed. Es hora de tomar nuestra reptil cola evolutiva y hacer con ella y con todo lo que cargamos, una historia posible con un destino y un sentido que es nuestra responsabilidad asumir. La lupa de la Nueva Medicina no es otra cosa que la mirada del sujeto que ha quedado fuera de la medicina. Desde allí reclama volver a entrar en un territorio del que ha sido desalojado durante demasiado tiempo–

-Fernando, explícanos de qué se trata esta lupa.

Yo siempre les cuento a mis alumnos la siguiente historia. Estoy con un paciente en el consultorio y sorpresivamente veo sentado en la camilla a un hombre que habla un idioma desconocido. Me altera su presencia y le exijo que se calle y se retire. Como no lo hace y además sigue hablando, tomo la drástica decisión de arrojarle ácido en su cara. El hombre parece callarse un instante pero luego vuelve a hablar. Mi paciente se molesta también con él y saca un arma de su cartera y le dispara. El hombre, herido, no cesa de expresar su palabrería indescifrable. Es allí que decido -cortar por lo sano- y tomo un hacha y le amputo la pierna. El hombre ya muy desgastado por nuestras agresiones se retuerce en el suelo-pero sigue hablando. De pronto, se abre la puerta de mi consultorio y entra un amigo que es traductor. Cuando ve el espectáculo macabro que ofrece el hombre en el suelo, nos mira con asombro y nos pregunta ¿Qué han hecho? Nosotros le explicamos que ese hombre se metió en nuestra vida sin permiso y solo gritaba una jeringoza incomprensible. Pero es que no se han dado cuenta-dice mi amigo-que este hombre habla en dialecto guaraní? Un poco avergonzados, le preguntamos ¿Qué dice? Mi amigo lo escucha, a pesar de que ya casi no puede articular palabra y luego nos traduce: -Yo solo quiero vivir-. Eso dice.

La mayor parte de las veces, la medicina trata a ese indio guaraní (que no es otra cosa que la enfermedad) con tanta crueldad como los protagonistas de esa historia. Solo hacía falta un traductor de lo que realmente pasa en la enfermedad. Creo que ese traductor es el Dr. Rike Geer Hamer y él nos ha venido a decir lo que quiere expresar el cuerpo cuando se enferma y cómo debemos tratarlo.

Lo que quieres decir es que los tratamientos convencionales de la enfermedad solo quieren eliminarla sin comprenderla y al hacerlo también destruyen al hombre enfermo.

Es así. Hamer, el creador de la teoría de la -Nueva Medicina-, propone cinco leyes para entender el desarrollo de la enfermedad. En la primera ley, dice que toda enfermedad es producida por un conflicto biológico. Una persona se enferma cuando ocurren hechos que amenazan su vida. Le van a rematar su casa, su esposa se va con otro hombre, su hijo cae enfermo. No todas las personas se enferman ante éstas u otras situaciones. El hecho debe ser sorpresivo y vivido en soledad. La situación vivida anula cualquier interpretación que el sujeto le pueda dar. Es un -callejón sin salida-, un atolladero. Recuerdo un paciente que me consultó por un cáncer de colon. Le había prestado a su mejor amigo una cifra muy considerable de dinero y luego de obtenerla, el amigo desaparece sin dejar rastros. Le pregunto qué sintió ante la actitud del amigo y me responde sin titubear: -¿y qué quiere que sienta?, ¡que me cagó!-. Es el órgano el que asume la respuesta, porque él se queda sin respuestas.

-Pero también puede sentir rabia, tristeza, desesperación. ¿Porqué un cáncer?

Claro que siente rabia. Pero no alcanza. Hay algo en esa persona que anula la posibilidad de sostener esa situación con sus sentimientos. Yo he llamado a esa situación, el -discurso del cáncer-. Una posición que tiene que ver con su historia personal y familiar. Sus propios límites para resolver los problemas que la vida le plantea. Hay un koan que resume este discurso. Un maestro le dice a su discípulo: -Tengo un palo en la mano y te lo voy a romper en la cabeza; me tienes que contestar si es real o no. Si me dices que es real, te rompo el palo en la cabeza; si me dices que no es real, te rompo el palo en la cabeza; si no me dices nada o me das cualquier otra respuesta, te rompo el palo en la cabeza. Contéstame ya-. La única posibilidad que tiene el discípulo de salvar su cabeza (de no enfermarse) es tomar el palo de manos del maestro (la amenaza a su vida), romperlo y seguir su camino. Las personas que se enferman (sea de gastritis, cáncer o sida) no pueden hacer esto. Hamer propone tres orígenes de esta imposibilidad. El primero es que el suceso (que él llama DHS, es decir, síndrome Dirk Hamer, en recuerdo de su hijo Dirk fallecido) es sorpresivo; no está preparado para vivirlo. El segundo que lo vive en soledad, es decir que no lo puede verbalizar. El tercero que es subjetivamente dramático, o sea que lo vive como imposible de ser resuelto. Esto es algo tan real en el origen de la enfermedad que llama la atención (como el mismo Hamer dice) que nadie lo haya propuesto antes.

-¿Existe alguna evidencia de que estos hechos significativos puedan realmente producir una enfermedad?


Hamer, quien es médico radiólogo entre otras especialidades, descubre que las personas que viven estos conflictos, los reproducen en ciertas imágenes que pueden verse en un tipo especial de radiografía que se llama tomografía computada de cerebro. Estas imágenes le han permitido desarrollar un mapa cerebral en donde localiza en cada región un tipo especial de conflicto y una enfermedad que corresponde a ese conflicto. Así una imagen circular en la corteza temporal del hemisferio cerebral derecho está marcando un conflicto de amenaza en el territorio y una lesión en el pulmón. Una imagen edematosa en la corteza parietal derecha nos habla de la resolución de un conflicto de pérdida de territorio y un infarto de miocardio  a desarrollarse en los diez días posteriores a tal resolución. La visión de estas imágenes necesita de una profunda preparación médica y de una verdadera comprensión del sistema que plantea Hamer.

De todos modos, la evidencia la sigue dando, como siempre en la medicina, la clínica. Ella nos habla de la existencia de este discurso del cáncer y de los sucesos previos que desencadenan la enfermedad. A la vez, de cómo cuando el sujeto logra salirse de ese discurso y supera el atolladero que lo lleva a enfermarse, comienza su proceso de curación.

Hamer habla de cinco leyes. ¿Podrías decirnos algo sobre ellas?


Sí, claro. La segunda ley se refiere a las dos fases de la enfermedad. Una fría y una caliente. Las llamadas inflamaciones no son más que la fase de solución de una enfermedad previa. Las neumonías intentan solucionar un conflicto de territorio; las cistitis tratan de resolver un cuestionamiento a la propia identidad; las otitis intentar limpiar aquello que no se debió escuchar.

La tercera ley nos habla de cómo las células de los distintos órganos se organizan para sobrevivir. Así, las del aparato digestivo se multiplican formando tumores cuando se produce un conflicto -indigerible- (traición, injusticia, mala jugada); las de la dermis también se multiplican pero formando lesiones más chatas llamadas melanomas ante la humillación y el mancillamiento. Las células de los conductos de los órganos se ulceran, tal como vemos en los conductos galactóferos de las mamas cuando ocurre un conflicto de separación. Los tejidos de sostén como los huesos se descalcifican ante conflictos de desvalorización. Todos estos comportamientos tienen un sentido que Hamer resume en su quinta ley y que no es otro que favorecer la supervivencia del órgano. Así, los tumores del aparato digestivo producirán más elementos digestivos que permitirán que lo -indigerible- pueda digerirse. Las tumoraciones de la dermis formarán corazas que permitirán defenderse mejor de la agresión. Los conductos se ulceran para abrirse más y generar espacio para que circule lo que se necesita (la leche en el caso del cáncer de mama). Los tejidos de sostén pierden su consistencia para que aparezca un nuevo tejido más fuerte y duro (los sarcomas en el caso del hueso).

La cuarta ley habla de la coexistencia con los microbios y como ellos nos ayudan a resolver las lesiones como verdaderos barrenderos que ablandan tumores y rellenan úlceras.

-Por lo que se ve, estas cinco leyes hablan de un sistema en que la enfermedad no sería un ataque que viene de afuera sino una programación del propio cuerpo ante situaciones extremas.


Exactamente. Hamer lo llama -programa biológico de supervivencia-. Es algo que el cuerpo aprendió durante los millones de años en los que fue evolucionando. En esta escala, nosotros somos mamíferos que es el punto más alto de los vertebrados. Comenzamos como peces, luego anfibios y reptiles, aves y por fin mamíferos. Cuando éramos peces sacábamos el oxígeno del agua. Al escasear los nutrientes, algunos peces subieron a la tierra  y comenzaron a alimentarse de las plantas. Al no poder captar el oxígeno del aire, se enfrentaron a una verdadera crisis de supervivencia y su respuesta fue adaptarse a ella. Lo hicieron creando una célula capaz de captar oxígeno del aire. Tardaron millones de años y al fin pudieron generar la célula del pulmón. La enfermedad (en este caso, el cáncer de pulmón), es la rememoración de ese momento evolutivo ante una crisis de supervivencia en la que el sujeto se queda -sin aire-. Donal Klein refiere que los ataques de pánico ocurren por un mecanismo similar en donde la presión de oxígeno cae bruscamente. Es así que podríamos rememorar la respuesta que cada órgano necesitó para sobrevivir ante las continuas amenazas en el curso de la evolución. Así veríamos cómo en la enfermedad se rememora este momento en un intento de solución que en la actualidad ha dejado de ser útil.

-¿Es decir, que se rememora como solución ante el conflicto algo que actualmente es la misma enfermedad?


Sí, la enfermedad es una paradoja. Y lo dramático de la situación es que la medicina quiere resolver la paradoja desde el mismo lugar en que se la plantea. Como en el caso del koan que contábamos quiere crear respuestas que cada vez nos meten más en el problema. En 1992, un experto en bioestadística de la Universidad alemana de Heildelber, el Dr. Ulrich Abel, publicó un libro de 92 páginas cuyo título es -Quimioterapia para cánceres epiteliales avanzados-, que constituyen el 80% de las muertes por cáncer (colon, mama, pulmón, próstata). En ese libro puede leerse: -No hay evidencias de que el tratamiento con las drogas usadas actualmente produzcan resultados positivos en los pacientes con enfermedad avanzada, ya sea en expectativa o calidad de vida-. Además agrega: -Las opiniones personales de muchos oncólogos parecen contrastar de manera llamativa con lo que comunican a sus pacientes, ya que ellos afirman que no utilizarían quimioterapia si tuvieran cáncer-.

Las estadísticas de supervivencia inducen a confusiones. En las estadísticas oficiales se habla permanentemente de un aumento en la supervivencia a cinco años en los pacientes tratados con -métodos de eficacia comprobada-. Sin embargo, en esas estadísticas no se respetan los más mínimos criterios de control, que sí se exigen a los llamados métodos alternativos. La Sociedad Americana del Cáncer (SAC) emitió una lista de aproximadamente cien terapéuticas alternativas que se usan contra el cáncer. Las llamó -métodos no demostrados- y todos aquellos que fueron incluidos en esta -lista negra- dejaron de recibir subsidios. Una investigación realizada por el Dr. Ralph Moss demostró que el 44% de las terapias condenadas no habían recibido ningún tipo de investigación por la SAC  ni por ninguna otra agencia. El 16% fue investigado con resultados terapéuticos positivos. El 11% con resultados negativos. El 29% restante fue catalogado de ineficaz tomando solo en cuenta informaciones de revistas y asociaciones médicas extranjeras.

-Parece una manipulación con fines determinados.


El mercado del tratamiento del cáncer mueve en Estados Unidos (solo en medicamentos) una cifra cercana a los 200 mil millones de dólares anuales, con un incremento del 10% anual en forma sostenida.

Durante décadas las agencias de noticias han venido dirigiendo la opinión pública en temas como el tratamiento y la investigación del cáncer. El Dr. Hamer ha sido objeto de una persecución descarada por ciertos medios de difusión que se preocupan por ignorar su teoría. Yo mismo he relatado algunos sucesos que me ha tocado vivir en mi país en el libro que he publicado.

Sin embargo, hay voces disonantes. El Dr Linus Pauling, ganador dos veces del premio Nobel, ha dicho: -todos debemos saber que la llamada guerra contra el cáncer es un gran fraude-. El Dr. Alan Lewin, de la Facultad de Medicina de la Universidad de California afirmó: -La quimioterapia no elimina el cáncer. Este hecho ha sido documentado durante décadas-. El Dr. John Cairns de la Escuela de Salud Pública de Harvard dice: -Solo el 3% de los pacientes tratados con quimioterapia son curados-. Y también agrega: -No se puede curar el cáncer con radioterapia porque las dosis de radio necesarias para destruir a todas las células del cáncer son las mismas que destruirían todas las células del paciente-. El Dr Hardin Jones, Profesor de Física Médica en la Universidad de California, analizó 25 años de estadísticas y llegó a la conclusión -que los pacientes tratados con métodos de -reconocida eficacia- no viven más que aquellos que no reciben estos tratamientos-.

-Ante esta situación, ¿qué propone la Nueva Medicina?


Antes que nada, crear una conciencia colectiva que deje de buscar la respuesta en la destrucción de la enfermedad y empiece a buscarla en la recuperación de la salud. Lo primero que pierde un enfermo es su autoridad. Pasa a ser un objeto en manos de sujetos que supuestamente saben.

. El sujeto se pregunta ¿porqué a mí? Habitualmente, se le responde con otras preguntas ¿porqué no a mí? ¿y si en lugar de porqué te preguntas para qué? Sin ánimo de descalificar tales intervenciones, el sujeto ha hecho una pregunta que en la dimensión que la ha hecho no parece tener respuesta posible. El analiza su situación y observa que no fuma, que su alimentación es bastante simple, que hace deportes y se mantiene en línea, que no hay factores determinantes para la aparición de este cáncer en el pulmón. En su visita al médico le ha preguntado cual es la causa y el médico le ha hablado de factores genéticos (siempre hay un abuelo que se murió de cáncer) que no terminan de convencerlo. Ni qué hablar cuando se trata de un niño.

Algunos malentendidos sobre los factores emocionales dejan aún un sabor más amargo ante esta pregunta ya que algunos tratan de imponer una suerte de terrorismo psicológico en donde todas las enfermedades ocurren porque somos unos inmaduros emocionales y con el cáncer rendimos una prueba para alcanzar la madurez. Con esta posición han creado un pánico semejante al originado por ciertos psicoanalistas con respecto a los traumas infantiles producidos por los padres.

Todos estos factores, moleculares, genéticos, psicológicos, olvidan el elemento fundamental en la aparición y en la curación de una enfermedad: el amor.

Hace pocos años, se hizo una experiencia con conejos con cáncer en donde a un grupo se le daban los medicamentos oncológicos indicados y se los acariciaba y cuidaba con afecto. A un segundo grupo, se les daba placebos pero el mismo cuidado afectivo. A un tercer grupo se les daba placebos y no se los cuidaba. A un cuarto grupo se les administraba los medicamentos oncológicos sin trato afectivo. Los dos primeros grupos tuvieron una recuperación del 60%. Los dos últimos solo llegaron a recuperarse en un 10%.

¿Qué es el amor en términos neuroinmunológicos? ¿Porqué hay tantas experiencias con ratas y conejos con cáncer tratados con afecto y tan pocas con seres humanos? ¿Por qué se sigue creyendo que el sistema inmunológico es un ejército y los glóbulos blancos soldados dispuestos a destruir al enemigo?

Hemos creado una medicina bélica y hasta los libros que abordan la enfermedad desde el punto de vista psicológico no dejan de utilizar el esquema de batallas autoinmunes, de invasión de gérmenes  y de defensa ante el enemigo. Ni que hablar de las células asesinas.

Pareciera que la vida misma es una gran guerra, semejantes a las de los piqueteros de mi país que establecen luchas entre pobres. La concepción médica de la enfermedad es la de luchar hasta vencer o morir. No se piensa en el mundo como un paraíso sino como un infierno. Un lugar poblado de microbios agazapados dispuestos a destruirnos. De cánceres que habitan en todo lo que ingerimos. De grupos de poder que actúan en las sombras y que dominan el mundo.

La vida se ha convertido en una despareja lucha por sobrevivir y nosotros lo hemos aceptado. Creemos en esta concepción y estamos dispuestos a ser buenos soldados. La enfermedad es una prueba de ello. Caemos en la batalla.

Pasemos a decir que el mundo es perfecto y que todo concurre a esa perfección. Que los microbios son acompañantes naturales de nuestra vida para ayudarnos a crecer (¿acaso alguien olvida que después de una eruptiva uno crecía?). Que el cáncer es un programa biológico (¡pero no el único!) manejado por un grupo de genes egoístas que buscan su supervivencia a cualquier costo y que no es una prueba de excelencia sino de dificultad en el crecimiento de la conciencia.

La medicina eligió a Pasteur y no a Bechamps. Ahora puede elegir la ingeniería genética o la visión del nuevo hombre. Siempre son opciones pero nuestro futuro depende de esta elección.

Pasteur no era biólogo y vino a decir lo que la sociedad esperaba que se dijera. Que había elementos que venían de afuera y que nos atacaban. Había que destruirlos y en ello estaba la solución. Bechamps decía todo lo contrario. Las microzimas que habitan nuestro cuerpo y el de todas las sustancias vivas, si había enfermedad, eran capaces de cambiar sus formas y producir bacterias o virus. No había que destruirlas sino volverlas a sus formas naturales que siempre co- existieron con nosotros. La sociedad no podía aceptar esto y Bechamps pasó al olvido.

La Nueva Medicina viene a decir que la enfermedad es un programa biológico de supervivencia que está en nosotros pero que está en nuestra capacidad cambiar ese programa por una extensión de nuestra conciencia que supere los determinismos biológicos y acompañe los planes de la vida.

-Para finalizar, ¿Cómo podrías resumir a la enfermedad?

La enfermedad es un intento desesperado de buscar amor. La célula ama la vida y hace lo imposible por sobrevivir. No es con palabras ni con medicamentos que le vamos a enseñar a la célula cual es el camino para sobrevivir. Es ella la que nos enseña a nosotros. Con su esfuerzo y su adaptación a las peores circunstancias. ¿Cómo hemos podido ser tan necios, negándonos durante siglos a aprender de ella?  Tenemos todo para superar los frágiles obstáculos que la vida nos impone, pero nos falta humildad para aceptar lo que somos. Nos negamos a aprender de la sabiduría animal porque nos creemos superiores a ellos. Confiamos más en los poderosos instrumentos técnicos  que en el saber de millones de años que poseemos en nuestro cerebro, al que con soberbia, llamamos -primitivo-.

Estamos en un atolladero. En un -callejón sin salida-. Estamos enfermos. Debemos aprender a curarnos. Debemos aprender a vivir. Que cada uno tome su lupa y comience a trabajar. Hay un contrato que cumplir.

leer Mas

articulos sobre Nueva forma de curar

Betocammpos

Michael Douglas Paso a paso de su estado (Cancer de Garganta) “Esplicacion de la nueva medicina de Hamer “


Es bien conocido que el famoso actor de Hollywood, Michael Douglas, padece de cáncer. De acuerdo con esta nota de prensa: “El actor de 65 años ha sido diagnosticado de un tumor en la garganta, según ha contado en exclusiva su representante a la revista People

Es curioso (aunque nada sorprendente para quien conozca la NMG) que en la misma nota se comente: “El tumor le llega al actor en medio de una mala racha en su vida personal. Su hijo Cameron fue condenado en abril pasado a pasar cinco años en prisión por un delito de tráfico de drogas. Además, el actor había perdido a su hermano, el comediante Eric Douglas en 2004, víctima de una sobredosis de alcohol y drogas… Su ex mujer lo demandó en junio pasado al considerar que tiene derecho a recibir la mitad de las ganancias que genere la cinta, dirigida por Oliver Stone.”

Douglas ha decidido tratar su cáncer con los métodos convencionales de quimioterapia y radioterapia, los cuáles ya empiezan a producir sus devastadores efectos físicos, como puede apreciarse en este par de fotos recientes:

Comentando acerca de estas fotos, este portal de noticias señaló: “Con el rostro pálido y bastante delgado, Michael Douglas se mostró ante los paparazzi. Mientras salía de su casa en New York, Douglas trató de esconder su rostro con una gorra de béisbol pero igual fue captado por los fotógrafos

La esposa de Douglas, la también famosa actriz Catherine-Zeta Jones ha manifestado su indignación con los médicos, por la incompetencia de éstos en detectar a tiempo el cáncer de Douglas. Según esta página, Jones ha manifestado: “Me pone furiosa que no lo detectaran pronto. Él pidió que barajaran cualquier opción pero no encontraron nada… No fue un gran shock. Yo sabía qué algo no iba bien, él sabía que algo iba mal”

CÁNCER DE GARGANTA SEGÚN LA NUEVA MEDICINA GERMÁNICA:

Una primera precisión que debemos hacer es que la garganta esta formada por varias partes (como puede apreciarse en las siguiente imágenes), cada una de las cuáles es afectada por un conflicto biológico propio e independiente:

Por cáncer de garganta, según la medicina convencional, se entiende el “cáncer de las cuerdas vocales, la laringe u otras áreas de la garganta“. Nótese que esas “otras áreas” de la garganta pueden incluir partes tales como la faringe (cuyo conflicto biológico es diferente del que afecta la laringe), por lo que es necesario precisar exactamente qué parte de la garganta ha resultado afectada, para conocer el conflicto biológico correspondiente. Aquí analizaremos brevemente solo el cáncer de faringe y el cáncer de laringe, que son dos tipos de cáncer de garganta bastante frecuentes.

En la NMG, el cáncer de faringe se debe a un conflicto biológico de “no poder atrapar la presa“, o también  de “no poder expulsar una presa indeseable” (en este contexto, “presa” alude a todo propósito, objetivo, meta,  fin, pertenencia, etc. que se proponga un ser humano. Está demás decir que este conflicto debe ser causado por un DHS para que pueda tener repercusiones biológicas). En la fase activa del conflicto, y debido a que la faringe es un endodermo, se produce una proliferación celular (tumor) en la faringe cuyo sentido biológico arcaico y originario es mejorar la ensalivación de la presa para que ésta sea asimilada más rápidamente por el organismo; o lograr la ensalivación de la presa para expulsar una presa indeseable del organismo.

Téngase en cuenta que este cáncer específico de garganta crece y se desarrolla en la fase activa del conflicto, no en la fase de curación (como ocurre con otros tipos de cáncer de garganta, como veremos a continuación).

En la fase de curación, es decir, cuando se resuelve el conflicto, el tumor que ha crecido se reduce por acción microbiana (necrosis caseificante) cuya finalidad es destruir el tumor. Cuando este proceso se descubre por accidente, generalmente se diagnostica como una tuberculosis de garganta.

Nos preguntamos: Si el cáncer de Douglas es de la faringe, ¿tendrá algo que ver con dicho cáncer la “mala racha” mencionada anteriormente, en particular el problema de drogas y alcohol de su hijo o de su hermano? ¿O el hecho de que su ex-esposa pretenda quitarle la mitad de las ganancias (presa) de una de sus películas? No lo sabemos, esto solo podría comprobarse examinando a Douglas en profundidad a nivel psíquico, cerebral y orgánico.

El cáncer de laringe es diferente. En un hombre zurdo, el cáncer de laringe es causado por un conflicto de “amenaza territorial“, es decir, de  un peligro inminente que afecta el territorio, material o afectivo, de la persona (un hombre diestro, en condiciones normales, no puede hacer un carcinoma de laringe, excepto si presenta alteraciones hormonales u otras condiciones que hagan cambiar de hemisferio. Dejemos de lado por el momento esta complicación). Como es un ectodermo, durante la fase activa del conflicto, se forman úlceras en la laringe, las que casi siempre pasan desapercibidas. Si se soluciona el conflicto y se entra en fase de curación, se produce una proliferación celular (tumoración) tendente rellenar esas úlceras, lo cuál cursa con edematización, inflamación, molestias, prurito y posibles cambios en la voz. Si a esta fase se le suma un conflicto de desarraigo (que afecta a los túbulos colectores del riñón causando retención de líquidos), la inflamación y edematización en la laringe puede exacerbarse y causar complicaciones muy serias, incluso mortales. (Por este motivo, además de cualquier intervención médica y terapéutica que sea pertinente, es necesario resolver el conflicto de desarraigo lo más pronto posible; de lo contrario, cualquier terapia será considerablemente ineficaz)

Como el cáncer de laringe prolifera en fase de curación, la qumioterapia produce una aparente mejoría, ya que es capaz de interrumpir la fase de curación y detener la proliferación celular. Y esto es interpretado por los médicos convencionales como una acción positiva y exitosa de la qumioterapia (en la NMG, se interpreta que no lo es, pues la fase de curación no se ha completado, sino que se ha interrumpido, con lo que se corre el riesgo de una recaida de esa fase de curación, es decir, una nueva proliferación celular en la laringe tendiente a terminar el trabajo biológico de rellenar las úlceras que crecieron en la fase activa.) A pesar de la qumioterapia, si el paciente no reactiva su conflicto, si no hace nuevos conflictos biológicos, y si la interrupción de la fase de curación no es total, la persona podrá recuperarse perfectamente (salvo los daños físicos irreversibles que pueda haber causado el tratamiento)

No sabemos qué vaya a ocurrir con Michael Douglas, pero recientemente se ha informado que ya ha terminado su tratamiento con quimioterapia, y que está a la espera de los resultados. Según este portal: “Michael Douglas, que hace unos días terminó su tratamiento de quimio y radioterapia por el cáncer de garganta que le detectaron hace unos meses, parece estar recuperándose favorablemente, se encuentra” perfectamente bien” y los médicos están “muy contentos”, tal y como ha confirmado su representante.

Nada que ver con lo que publicaba en portada hace algo más de una semana la revista estadounidense Star, que afirmaba que tanto el actor, como también su mujer y sus hijos estaban preparándose para lo peor aunque “están intentando ser fuertes”. Según ha confirmado el propio representante del actor, Douglas “se ríe” de estos rumores “ridículos”, ya que, de momento, los doctores están contentos con los resultados de las primeras sesiones de quimioterapia y no han hablando de continuar con la terapia.”

Desde aquí le deseamos una pronta y completa recuperación.

Personalidades medicos cientificos confirman medicina de Hamer


noviembre de 2010

jueves, 11 de noviembre de 2010

Lo que sigue es una entrevista al Dr.Vicente Herrera publicada en el número 13 de la revista de div […]
Leer más…

Publicado por CriticalThinker @ 17:29Entrevistas

Enviar

Acabo de ser informado que la Universidad Autónoma de Nicaragua, y la Universidad Politécnica de Nicaragua, han emitido unos certificados en reconocimiento de la labor científica del Dr.Ryke Geerd Hamer, con ocasión del curso sobre la Nueva Medicina Germánica que el Dr.Vicente Herrera dictó en esas Universidades.

Los certificados son los siguientes:

[…]
Leer más…

El último libro publicado por el Dr.Hamer está dedicado exclusivamente al cáncer de mama o cáncer de seno. Es un libro de 632 páginas, donde se estudia en gran detalle todo lo conocido y descubierto por el Dr.Hamer sobre los programas especiales con sentido biológico que afec […]
Leer más…

Esta entrevista fue realizada por Karina Malpica y Banijam, y publicada originalmente en esta página. […]
Leer más…

Publicado por CriticalThinker @ 20:43Entrevistas

Enviar

El profesor Hans-Ulrich Niemitz en el centro de la imagen

Lo que sigue es la traducción al español del certificado que el recientemente fallecido profesor Dr.Hans-Ulrich Niemitz ha efectuado sobre la cientificidad de la medicina convencional en comparaci […]
Leer más…

Lo que sigue, es una extracto del libro “Legado de una Nueva Medicina”, tomo 2, del Dr.Ryke Geerd Hamer, sobre el cáncer en plantas. Como se sabe, las plantas también hacen cáncer, y dado que la NMG ha descubierto 5 leyes biológicas que explican el cáncer en […]
Leer más…

Ya hemos visto como muchos prestigiosos médicos convencionales han confirmado la validez de la Nueva Medicina Germánica en su práctica clínica. […]

Confirmación de la NMG
noviembre, 2010
octubre, 2010
octubre, 2009
mayo, 2007