Hamer está cierto? la medicina psicobiologica

Hamer está cierto? la medicina psicobiologica

Las personas se niegan a reconocer la teoría de “Hamer” en la que simplifica y demuestra la eficiencia de la medicina psicobiologica, y no estamos hablando de medicina holística o tratamientos similares ,y si a conceptos nuevo sobre estos conocimientos que no se divulgan en los grandes medios porque estos son comprados por la medicina convencional que factura aproximadamente 2 mil millones de dólares por día en el mundo entero , dinero que sirve para callar a muchos e impedir que los más curiosos tengan acceso a esta nueva información ,que no es tan nueva porque el doctor Hamer descubre en la década del 80 ,mucho se intentó para impedir que este conocimiento llegue al gran público ,como muchas fueron los intentos de matarlo ,curiosamente y extraño es que se trata de un médico y no de un bandido.

La investigación del “Dr. Hamer” comenzó en 1979 después de la trágica pérdida de su hijo Dirk (ver Biografía abajo). Poco después de la muerte de Dirk, el Dr. Hamer fue diagnosticado de cáncer.

Debido a que él nunca antes había estado gravemente enfermo, el asumió que el desarrollo de su cáncer podría estar directamente relacionado con el evento traumático que él experimentó.

En aquel tiempo el Dr. Hamer era internista en jefe de una clínica oncológica en la Universidad de Munich, Alemania. Fue ahí que él comenzó a estudiar a sus pacientes de manera sistemática observando las causas, el desarrollo y los procesos de curación de sus cánceres.

¡Lo que descubrió fue revolucionario!

El Dr. Hamer encontró que cada ENFERMEDAD se origina de una experiencia traumática inesperada.

Él estableció que tal choque repentino afecta no solo a la psique, sino también al mismo tiempo (visible en un escáner cerebral) a la parte del cerebro que corresponde biológicamente al trauma específico. Que el cuerpo responda al evento inesperado con un crecimiento tumoral (cáncer), con una degeneración tisular, o con una pérdida funcional, está determinado por el tipo exacto de conflicto traumático.

A la fecha, el Dr. Hamer ha sido capaz de confirmar estos descubrimientos con más de 40,000 estudios de caso. Debido a que la CURACIÓN solo puede ocurrir después de que el conflicto ha sido resuelto, la terapia de la Nueva Medicina Germánica® se enfoca en identificar y resolver el trauma original.

El Dr. Hamer es el primero en probar científicamente que el cáncer, por ejemplo, no es como se pensaba antes una proliferación de células cancerígenas mortales sin sentido sino más bien el resultado de un Programa Biológico Especial y Significativo de la Naturaleza que ha sido exitosamente practicado durante millones de años de evolución.

“La Nueva Medicina Germánica” ® ofrece una comprensión completamente nueva de lo que llamamos comúnmente ”enfermedad“.

Al entender “las Cinco Leyes Biológicas que el Dr. Hamer” descubrió, nos volvemos libres del miedo y el pánico que frecuentemente vienen como resultado del inicio de una enfermedad. ¡Verdaderamente, un regalo a la humanidad!

Desde 1988, los descubrimientos del Dr. Hamer han sido probados y verificados por muchos médicos y asociaciones profesionales por medio de documentos firmados (ver verificaciones abajo).

“La GNM del Dr. Hamer” tiene un índice de éxito del 92%.

Biografía

Primero te ignoran,
Luego se ríen de ti,
Luego luchan contra ti,
¡Y entonces tú ganas!
Mahatma Ghandi

El Dr. med.” Ryke Geerd Hamer” nació en 1935 en Frisia (Alemania), estudió medicina y teología en la Universidad de Tübingen. A la edad de 22 años, completó su título de maestro en teología y cuatro años después, recibió su licencia profesional de doctor en medicina. Los años siguientes ejerció en diferentes clínicas universitarias en Alemania.

En 1972 el Dr. Hamer completó su especialización en medicina interna y comenzó a trabajar en la Clínica Universitaria de Tübingen como internista a cargo de pacientes con cáncer. Al mismo tiempo, ejerció práctica médica privada con su esposa la Dra. “Sigrid Hame”r, a quien había conocido durante sus estudios en Tübingen. Él también mostró un extraordinario talento para inventar equipos médicos.

Entre otros, le pertenece la patente de un escalpelo no traumático (Escalpelo-Hamer) que corta 20 veces más fino que una navaja de rasurar, una sierra especial para hueso en cirugía plástica, y una mesa de masaje que se ajusta automáticamente a los contornos del cuerpo.

Sus inventos proveyeron los medios financieros al “Dr. Hamer” y a su familia para irse a Italia, donde él hizo su plan para tratar a los enfermos de los barrios pobres de Roma sin costo alguno. En Agosto 18 de 1978, estando en Roma, los Hamer recibieron la traumática noticia de que su hijo Dirk había sido accidentalmente herido de bala por el Príncipe Italiano Víctor Emmanuel de Saboya. El 7 de Diciembre de 1978, Dirk sucumbió a las heridas y murió en los brazos de su padre.

Poco tiempo después de la muerte de Dirk, el Dr. Hamer fue diagnosticado de cáncer testicular. Debido a que él nunca había estado seriamente enfermo, postuló que el desarrollo de su cáncer podría estar directamente relacionado con la pérdida inesperada de su hijo. De hecho, eventualmente él llamó a este choque inesperado un SDH ó ”Síndrome de Dirk Hamer“ en honor a su hijo Dirk.

La muerte de Dirk y su propia experiencia con el cáncer llevaron al Dr. Hamer a un viaje científico extraordinario. En aquel tiempo siendo internista en jefe de una clínica oncológica en la Universidad de Munich, comenzó a investigar las historias de sus pacientes con cáncer y pronto aprendió que, como él, todos ellos habían experimentado un choque inesperado de algún tipo. Pero llevó su investigación mucho más lejos.

Siguiendo la hipótesis de que todos los procesos corporales son controlados desde el cerebro, él analizó los escáneres cerebrales de sus pacientes y los comparó con los registros médicos y psicológicos correspondientes. Para su asombro, encontró una clara correlación entre ciertos ”choques de conflicto“, cómo se manifiestan estos choques en el órgano y cómo todos estos procesos están conectados al cerebro.

Hasta entonces, ningún estudio había investigado el origen de la enfermedad en el cerebro ni el papel del cerebro como mediador entre la psique y el órgano enfermo.

El Dr. Hamer descubrió que cada enfermedad se origina por un choque ó trauma que nos toma completamente por sorpresa. En el momento que el conflicto inesperado ocurre, el choque impacta un área específica en el cerebro causando una lesión (más tarde llamada “Foco de Hamer”), visible en un escáner cerebral como un grupo de anillos concéntricos nítidos. Las células cerebrales que reciben el impacto envían una señal bioquímica a las células del cuerpo correspondientes provocando el crecimiento de un tumor, la necrosis de un tejido o la pérdida funcional, dependiendo qué capa del cerebro recibe el choque.

La razón de porque conflictos específicos están irrefutablemente unidos a áreas específicas del cerebro es que, a través de nuestra evolución histórica, cada área del cerebro fue programada para responder de manera instantánea a conflictos que pudieran amenazar nuestra supervivencia. Mientras el tallo cerebral (la parte más antigua de nuestro cerebro) esta programada con cuestiones básicas de supervivencia como respiración, reproducción y alimentación, el cerebro (la parte más nueva) está más relacionada con temas de tipo social y territorial.

El Dr. Hamer también descubrió que cada enfermedad progresa a través de dos fases: primero, una fase activa del conflicto, caracterizada por estrés emocional, extremidades frías, falta de apetito, falta de sueño, y posteriormente, en caso de resolver el conflicto, una fase de curación. Este es el periodo en el que la psique, el cerebro y el órgano correspondiente entran en la fase de recuperación, frecuentemente un proceso difícil, marcado por fatiga, fiebre, inflamación, infección, y dolor.

El Dr. Hamer llamó a sus descubrimientos ”Las Cinco Leyes Biológicas de la Nueva Medicina“, ya que su investigación esta completamente acorde a las leyes naturales de la Embriología y a la lógica de la evolución. A través de los años, el Dr. Hamer ha sido capaz de confirmar sus descubrimientos con más de 40,000 estudios de caso.

El resultado de este trabajo científico es la creación de un diagrama ”Psique-Cerebro-Órgano“ que señala la enfermedad, el contenido del conflicto biológico que la causa, el sitio en el escáner cerebral donde la lesión correspondiente puede ser observada, cómo se manifiesta esa enfermedad en la fase activa del conflicto, y qué se debe esperar en la fase de curación (publicaciones).

La investigación del Dr. Hamer cambia radicalmente las muchas teorías existentes de la medicina convencional. Su explicación de la enfermedad como una interacción significativa entre la psique, el cerebro y el órgano correspondiente refuta la visión de que la enfermedad ocurre por azar o como resultado de un error de la Naturaleza. Basado en criterios científicos probados, la Nueva Medicina Germánica rompe con los mitos de las células cancerígenas malignas o de los microbios destructivos e identifica a las “enfermedades infecciosas” así como a los tumores cancerosos como medidas naturales de emergencia biológica practicadas por millones de años y diseñadas para salvar al organismo, y no para destruirlo como nos fue enseñado.

Enfermedades tales como el cáncer pierden su imagen amenazadora y son reconocidas como programas especiales significativos de supervivencia biológica con los que cada ser humano nace.

En Octubre de 1981, el Dr. Hamer presentó su investigación a la Universidad de Tübingen como tesis pos-doctoral. El objetivo era tener probados sus descubrimientos en casos equivalentes para que la Nueva Medicina Germánica pudiera ser enseñada a todos los estudiantes de medicina y los pacientes pudieran beneficiarse de los descubrimientos lo antes posible.

Para su gran sorpresa, el comité de la Universidad rechazó su trabajo y rehusó evaluar su tesis, un caso sin precedentes en la historia de las universidades. Más aún había otra sorpresa. Poco después de haber entregado su tesis, al Dr. Hamer le fue dado un ultimátum, renegar de sus descubrimientos o no ver renovado su contrato. Fue extremadamente difícil para él entender por qué estaba siendo expulsado de la clínica al presentar descubrimientos científicos bien fundamentados. Después de darle de baja, se retiró a su práctica privada donde continuó la investigación. Varios intentos de abrir una clínica privada fallaron debido a esfuerzos concertados para oponérsele.

Cartas de los pacientes del Dr. Hamer dirigidas a las autoridades de salud permanecieron sin respuesta o fueron regresadas con el comentario: ”¡No aplicable!“.

En 1985, después de 29 años de matrimonio y de ver por cuatro niños, Sigrid Hamer fallece.

Ella nunca se recuperó del pesar por la muerte de su hijo y de la persistente intimidación de la familia de Saboya.

El hostigamiento al Dr. Hamer culminó in 1986, cuando una sentencia de la corte le prohibió continuar la practica de la medicina. A pesar del hecho de que su trabajo científico nunca fue desaprobado, perdió su licencia médica a la edad de 51 años, debido a que se rehusó a renunciar a sus descubrimientos sobre el origen del cáncer y a regirse por los principios de la medicina oficial. Privado de una licencia médica, el Dr. Hamer dependía ahora de otros doctores para obtener escáneres cerebrales y registros médicos de pacientes.

Pero estaba determinado a continuar su trabajo. Para 1987 ya había analizado más de 10,000 casos y fue capaz de expandir su descubrimiento de las Cinco Leyes Biológicas de la Nueva Medicina Germánicaa prácticamente todas las enfermedades conocidas en la medicina. Mientras tanto la prensa y la medicina establecida no pararon de atacar su trabajo. Periodistas y médicos ”expertos“ retrataban al Dr. Hamer como charlatán, sanador milagroso autoproclamado, líder de culto, o criminal demente quien negaba a los pacientes con cáncer los tratamientos convencionales ‘salva vidas’.

Hubo aún, solicitudes para evaluar su condición mental por parte de psiquiatras elegidos por la corte.

En 1997 el Dr. Hamer fue arrestado y sentenciado a 19 meses en prisión por haber proporcionado a tres personas información médica sin tener licencia médica. En contraste, trece años después de haber asesinado a Dirk Hamer, en 1991 Víctor Emmanuel de Saboya había sido sentenciado a solo 6 meses de audiencias por la posesión ilegal de un arma.

Cuando el Dr. Hamer fue arrestado, la policía buscó sus archivos de pacientes. Subsecuentemente, un fiscal se vio forzado a admitir durante el juicio que, después de 5 años, 6,000 de 6,500 pacientes casi todos con cáncer ‘terminal’ estaban aún vivos. Y así, irónicamente, fueron sus oponentes los que proveyeron las estadísticas actuales probando el notable índice de éxito de la Nueva Medicina Germánica. Todavía, hasta hoy en día, la Universidad de Tübingen rehúsa probar el trabajo científico del Dr. Hamer a pesar de dos órdenes de la corte en 1986 y 1994.

De igual manera, la medicina oficial rehúsa aprobar la Nueva Medicina Germánica a pesar de las numerosas verificaciones tanto por parte de médicos como de asociaciones profesionales (verificaciones).

El 9 de Septiembre del 2004 el Dr. Hamer fue arrestado en su casa en España…. y después de un año y medio en la prisión francesa de Fleury Merogis, el Dr. Hamer fue finalmente liberado en Febrero del 2006.

Una Nueva Comprensión de la Enfermedad A través de la NUEVA MEDICINA GERMÁNICA
por Dra. Caroline Markolin
Maestra Aprobada de la Nueva Medicina Germánica

La Nueva Medicina Germánica (GNM) está basada en los descubrimientos del Doctor en MedicinaRyke Geerd Hamer, M.D.

El Dr. Hamer recibió su grado médico en 1961 por la Universidad de Tübingen, Alemania. Esta especializado en Medicina Interna y ejerció en diferentes clínicas universitarias en Alemania. El Dr. Hamer también ejerció práctica médica junto con su esposa, Sigrid. Juntos criaron a cuatro niños.

El 18 de Agosto de 1978 fue, en las propias palabras del Dr. Hamer, el día más oscuro de su vida. En ese día, el Dr. Hamer recibió la impactante noticia de que su hijo mayor, Dirk, había sido herido de bala accidentalmente. Dirk falleció cuatro meses después en los brazos de su padre.

Poco después de la muerte de Dirk, al Dr. Hamer le fue diagnosticado un cáncer testicular. Debido a que él nunca había estado seriamente enfermo, asumió inmediatamente que el desarrollo de su cáncer podría estar directamente relacionado con la trágica pérdida de su hijo.

La muerte de Dirk y su propia experiencia con el cáncer, llevaron al Dr. Hamer a un viaje científico extraordinario. En aquel tiempo siendo internista en jefe de una clínica oncológica alemana, el Dr. Hamer comenzó a investigar las historias de sus pacientes y pronto aprendió que, como él, todos ellos habían sufrido un estrés emocional inesperado previo al desarrollo de sus cánceres.

Pero llevó su investigación aún más lejos. Sobre la base de que todos los eventos corporales son controlados desde el cerebro, analizó los escáneres cerebrales de sus pacientes y los comparó con sus registros médicos. Ésta fue una aproximación enteramente nueva. Hasta ese entonces, ningún estudio había examinado el origen de la enfermedad en el cerebro y el rol de éste como mediador entre nuestras emociones y un órgano enfermo.

Lo que descubrió el Dr. Hamer fue asombroso. Encontró que cuando sufrimos un estrés emocional inesperado, como una separación no prevista, la pérdida de un ser amado, o preocupaciones o enojos repentinos, el cerebro acciona un programa de emergencia biológico para responder al impacto del conflicto exacto que se esta experimentando.

Él estableció que en el preciso momento en que ocurre el conflicto, el choque impacta un área específica del cerebro provocando una lesión que es visible en un escáner cerebral como un grupo de anillos concéntricos definidos (ver imagen). Con el impacto, el choque es comunicado al órgano correspondiente. Que el órgano responda al conflicto con el desarrollo de un tumor (cáncer), una condición cardiaca, o pérdida de tejido como la observada en la osteoporosis o las úlceras del estómago, esta determinado por el tipo exacto de estrés emocional.

Tomemos por ejemplo al cáncer de colon: El conflicto biológico ligado a nuestro intestino es, como lo llama el Dr. Hamer, un ”conflicto de bocado indigerible“. Los animales experimentan estos conflictos de bocado en términos reales, cuando, por ejemplo, un pedazo de comida se atora en el canal intestinal. En respuesta a esta potencial situación de amenaza a la vida, las células intestinales comienzan a multiplicarse inmediatamente. El propósito biológico del aumento celular es producir más jugos digestivos, para que el pedazo de comida pueda ser destruido y pueda pasar.

Los humanos heredamos este programa de respuesta biológica.

Para nosotros, un ”bocado indigerible“ se puede traducir en un insulto, un divorcio difícil, una pelea sobre dinero o alguna propiedad, o un caso en la corte que no podemos ”digerir“. El Dr. Hamer encontró que cuando experimentamos tal conflicto ”indigerible“, se inicia el mismo proceso de proliferación celular, controlado desde la parte del cerebro que controla nuestro colon. El tiempo que una persona permanezca estresada debido al ”tema indigerible“, las células seguirán multiplicándose, formando lo que es llamado un tumor del colon.

La medicina convencional interpreta estas células adicionales como ”malignas“. Basado en miles de estudios de caso, el Dr. Hamer muestra cómo estas células adicionales (el tumor), son lo que podríamos llamar ”células desechables“ que son solo útiles por el tiempo requerido. En el momento en que el ”bocado indigerible“ puede ser digerido, las células superfluas no se necesitan más.

El Dr. Hamer también descubrió que cada ”enfermedad“ se lleva a cabo en dos fases. Durante la primera, la fase activa del conflicto, nos sentimos mental y emocionalmente estresados. Típicamente, estamos totalmente preocupados por lo que ha ocurrido, tenemos las extremidades frías, poco apetito, sufrimos alteraciones en el sueño, y perdemos peso. Si resolvemos el conflicto, entramos en la fase de curación, durante la cual la psique, el cerebro y el órgano afectado pasan por una fase de recuperación.

Debido a que la medicina convencional falla en reconocer el patrón bifásico de cada enfermedad, muchos de los síntomas de la fase de reparación tales como inflamaciones, fiebre, aumento de volumen doloroso, pus, descarga, sangrado en las heces, la orina o el esputo (particularmente cuando el crecimiento canceroso es degradado), o infecciones, son clasificadas como enfermedades a pesar de que son, de hecho, manifestaciones del proceso natural de curación.

Los aspectos terapéuticos de la GNM son múltiples. El primer paso es determinar si la persona se encuentra todavía en el conflicto activo o si ya esta sanando. Si se encuentra todavía en la fase activa, el objetivo es identificar el conflicto original, desarrollar una estrategia para resolver el conflicto, y preparar al paciente para los síntomas de curación. Durante la fase de curación es importante dar apoyo psicológico al paciente y si es necesario, médicamente. Pero sobre todo, es esencial entender la naturaleza de los síntomas.

Porque el entender cada síntoma en su contexto biológico y biográfico, permite liberarnos del pánico y del miedo que a menudo son disparados con el inicio de una enfermedad.

La investigación del Dr. Hamer desbarata radicalmente la doctrina central de la medicina convencional, la cual dice que las enfermedades son el resultado del mal funcionamiento del organismo. Al proveer evidencia científica clara de que las enfermedades, como el cáncer, no ocurren al azar, sino como resultado de programas de supervivencia que han sido practicados exitosamente por millones de años de evolución, el Dr. Hamer echa por tierra a la medicina convencional (incluyendo a la industria médica) desde su esencia.

Con la GNM, preguntas como ”¿Por qué a mi?“ ó ”¿Por qué cáncer?“ no son más un misterio. Y así como otros ”herejes médicos“, el Dr. Hamer está pagando el precio por cuestionar el viejo dogma.

En 1981, el Dr. Hamer presentó sus descubrimientos a la Facultad de Medicina de la Universidad de Tübingen como tesis pos doctoral. Pero hasta el día de hoy, la Universidad ha rehusado probar la investigación del Dr. Hamer a pesar de su obligación legal a hacerlo. Éste es un caso sin precedentes en la historia de las universidades. Similarmente, la medicina oficial rehúsa aprobar sus descubrimientos a pesar de 28 verificaciones realizadas por parte tanto de médicos como de asociaciones profesionales.

Poco después de que el Dr. Hamer hubo entregado su tesis, le fue dado el ultimátum de renegar de sus descubrimientos o ver revocado su contrato con la clínica universitaria. Fue extremadamente difícil para él, entender porqué estaba siendo expulsado por presentar descubrimientos científicos bien fundamentados. Después de su expulsión, se retiró a su práctica privada donde continuó con su investigación. Varios intentos por abrir una clínica privada fallaron debido a esfuerzos concertados para oponérsele.

En 1986, a pesar de que su trabajo científico nunca había sido desaprobado, al Dr. Hamer le fue retirada su licencia médica sobre la base de que rehusó conformarse con los principios de la medicina convencional. Pero estuvo determinado a continuar su trabajo. Para 1987 fue capaz de expandir su descubrimiento a prácticamente todas las enfermedades conocidas en la medicina. En 1997, el Dr. Hamer fue exiliado a España, donde continúa investigando. Hasta ahora, ha sido capaz de confirmar sus descubrimientos originales con más de 40.000 estudios de caso.
El Dr. Hamer ha sido perseguido e intimidado por más de 20 años. La prensa y la medicina establecida no paran de difamar al Dr. Hamer y su trabajo. Es retratado como charlatán, como curador milagroso auto proclamado, como líder de culto, o como criminal demente quien niega a los pacientes con cáncer los tratamientos convencionales (particularmente la Quimioterapia).

Pero tiene que mencionarse, que contrario a la medicina convencional, la GNM ha documentado un índice de éxito del 92%. Irónicamente, estas estadísticas del notable éxito del Dr. Hamer fueron entregadas por las mismas autoridades. Cuando el Dr. Hamer fue arrestado en 1997 (¡por haber dado consejo médico a tres personas sin una licencia médica!), la policía buscó sus expedientes de pacientes.

Subsecuentemente, un fiscal público fue forzado a admitir durante el juicio que, después de 5 años, 6,000 de 6,500 pacientes la mayoría con cáncer ”terminal“ se encontraban aún vivos. – De Septiembre del 2004 a Febrero del 2006 el Dr. Hamer fue encarcelado en una prisión francesa, porque supuestamente, gente (a quien nunca conoció) sufrió daños debido a su GNM ó a sus publicaciones.

Mientras los representantes oficiales de la medicina rehúsen reconocer los descubrimientos del Dr.Hamer, tenemos que arreglárnosla por nuestra cuenta para aprender este novedoso y completamente distinto paradigma médico.

Contenido

  1. Las Cinco Leyes Biológicas
  2. Medidas Terapéuticas en El Nivel Psíquico
  3. Medidas Terapéuticas en El Nivel Cerebral
  4. Programas Especiales con Sentido Biológico (SBS)
  5. Las Medidas Terapéuticas en la Nueva Medicina Germánica® Requieren Sentido Común
  6. Verificaciones

.bibliotecapleyades

betocammpos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s