“Emociones cardinales” Quales son

“Emociones cardinales”

Experimento de Darwin. Cambridge University Library

Aprovechando internet, se reanuda uno de los experimentos menos conocidos llevados a cabo por Charles Darwin, sobre la expresión de emociones… y todos podemos participar.

En 1868, Charles Darwin emprendió un estudio para probar que los humanos, como los animales, tienen un conjunto de expresiones emocionales innatas y universales: un código que usamos para entender y para que nos entiendan los sentimientos.

El Proyecto de Correspondencia de Darwin, cuya tarea es publicar y digitalizar miles de las cartas del científico, está recreando el experimento casi 150 años más tarde, para poner a prueba sus resultados y llamar la atención sobre su contribución a la psicología.

¿Pose o reacciones naturales?

  • Uno de los principales problemas del estudio de Darwin es el hecho de que las expresiones no son naturales
  • La fotografía era un proceso nuevo y era difícil captar movimiento así que las expresiones tenían que ser una pose que se mantenía en la misma posición hasta que la máquina registrara la imagen
  • Hoy en día, los científicos siguen teniendo problemas al tratar de evocar emociones naturales en un laboratorio

El experimento original tuvo lugar en la sala de Down House, la casa de campo de Darwin en Kent, Inglaterra, durante una serie de cenas entre marzo y noviembre de 1868, cuando le pidió a los invitados sus impresiones al ver las fotografías de un hombre con su rostro congelado en una gama de posiciones.

Eso era seguido por un cuestionario que fue distribuido por todo el mundo, uno de los primeras encuestas de la historia.

“El señor Darwin trajo unas fotografías que le tomaron a un francés, con ciertos músculos de la cara del viejo galvanizados, para ver si leíamos bien la expresión que producía el activar esos músculos”, escribió uno de los invitados en una carta a su hermana.

El experimento era poco científico para los estándares modernos, por la falta de un grupo de control y porque la muestra era demasiado pequeña. Pero era revolucionario para su época.

“Era típico de Darwin que usara lo que tenía a mano”, señala Alison Pearn, del Proyecto de Correspondencia de Darwin.

Usó 11 fotografías en blanco y negro originalmente tomadas por el anatomista francés Guillaume-Benjamin Duchenne, para examinar el movimiento de los músculos faciales.

Según Duchenne, el sujeto era “un hombre viejo y sin dientes, con una cara delgada, cuya apariencia, sin ser precisamente horrible, era más o menos anodina”. Su “inteligencia era limitada”, añadió.

Duchenne usó electrodos para manipular los músculos de la cara del hombre y crear varias expresiones.

A pesar de que parece estar sintiendo algo de dolor, Darwin escribió más tarde que el hombre era “muy poco sensible”, pues sufrió un trastorno médico que le dejó la cara adormecida.

Encoger los hombros y sonrojarse

Darwin le mostraba las fotografías a cada uno de sus invitados individualmente y les preguntaba qué emoción estaba sintiendo el sujeto. Recolectaba sus respuestas en una mesa y escribía en pedazos de papel.

Según esas notas, sus sujetos coincidieron casi unánimemente con ciertas fotografías: aquellas que mostraban temor, sorpresa, felicidad, tristeza y furia.

 

Lea articulo completo………

 #Neurolingüistica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s