Fabula La Rana Y el Pato

 

Desconzoco el autor de esta fabula infantil si sabe colabore.

La rana y el pato.

En una calurosa tarde de verano, en una charca de agua cristalina y fresca, dos ranas ensayaban sus croac-croac.
Entre ensayo y ensayo, conversaban a gritos , haciendo aún más barullo que con su afonico canto.
Cerca, bajo la sombra de un árbol intentaba descansar un pato, pero el croar de las ranas y su escandalosa conversación no le dejaban pegar un ojo.
_¡Buenas tardes Damas- dijo muy cordialmente el pato-No quisiera interrumpirlas, pero he tenido una mañana muy agotadora bajo el sol, y me duele un poco la cabeza,quisiera hecharme una siestita,por lo cual serían tan amables de conversar en voz más baja.
-¡Croac.croac ja ja croac!-ríeron las dos ranas-Oye pato, si quieres dormir vete a otro lado, nosotros estamos muy a gusto aqui, y felices,buscate otro sitio.
El pobre pato miro a su alrededor y les dijo-Señoras, por favor, miren ustedes, no hay otro árbol en kilometros, estoy demasiado viejo para caminar tanto , y más no sintiendome bien.
-Pues lo lamentamos-contestaron al unisono las descorteses ranas-que usted este cansado y le duela su cabeza no es nuestra culpa, nosotras nacimos para cantar y divertirnos, no podemos evitarlo-así que lo sentimos por usted-Y dandole la espalda al pato, siguieron con sus desafinados croac croac, riendose y chapoteando en el agua.
El pobre pato, volvio bajo el árbol y se puso unos pastitos en las orejas para atenuar tan escandaloso ruido.
Pasaron las horas, y las ranas cansadas de tanto charlar y cantar, después de comerse unas cuantas moscas y otros insectos que andaban por ahi, se dispusieron a dormir a la sombra de unos camalotes.
El pato, que observaba todo, cuando las vio cerrar los ojos, se encamino a la charca, acomodo sus plumas y se metío al agua.Comenzó a chapotear, aleteaba levantando olitas,pataleaba con fuerza y cantaba gozoso-cuac cuac.
Sobresaltadas las ranas despertaron-Eyy que hace?, no ve que estamos durmiendo, estamos cansadas, necesitamos descansar.
-¡Cuc cuac, jaja-río el pato-Se han dado cuenta señoras, las vueltas que da la vida…lo siento,-dijo dandole la espalda a las ranas-pero yo estoy muy comodo y feliz aquí, no es mi culpa que ustedes esten cansadas.
Las dos ranas se miraron, esas palabras eran conocidas,y no pudierón emitir ni un croac en su defensa por que comprendieron de golpe, que la tolerancia y el respeto para pedirlo, hay que darlo.

comente

envie

betocammpos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s