un skate podía ser controlado a través de un dispositivo Kinect. Ya hemos visto en múltiples ocasiones las virtudes del Kinect a la hora de controlar diferentes dispositivos, pero un skate con un motor eléctrico es algo definitivamente llamativo. Sin embargo, sus desarrolladores no se han quedado con los brazos cruzados. En vez de refinar el concepto basado en el Kinect, optaron por iniciar un proyecto aún más complejo: Deshacerse de los gestos por completo.